KIMBA: 435 Kilos de pura nobleza.

 

Citar a Kimba es hablar de una campeona, sin lugar a dudas. Lo anecdótico de esta hija de Abel Prospect y Dirma, egresada del Haras Myrna, no llamaba mucho la atención, ya que se trataba de una potranquita flaca que pasaba prácticamente  desapercibida. Pero ante los ojos del experimentado y gran profesional como lo es Jorge Salas, su preparador, se trataba de una potranca llena de condiciones  desde que la vio corretear por las praderas del haras,  por lo que fue seleccionada para que defienda los colores de la ecuerie como la mayoría de los productos que salen de este centro. Y vaya si el futuro le daría la razón.

Era una potranca que no le gustaba comer mucho, por lo que su entrenamiento se basó en galopes en la pista chica y entrar a la piscina para evitar un mayor desgaste, por lo que estuvo lista para debutar a los 2 años en la primera semana de Octubre de 1995, en una condicional sobre 1200 metros en la arena. Montada  por Edwin Talaverano,  llegó cuarta de la debutante Chava, una hija de Chono  y Niniveh, con los colores del Polo Norte. Pero ella no desentonó en su  estreno y éste fue aceptable. A las dos semanas,  arribó tercera de Maytee y West Side,  en una condicional de 1400 metros en la arena. 

 

SU PRIMER TRIUNFO



Kimba se mostraba como una yegua pareja, que le gustaba correr competencias de curva. Es así que a la semana de su segunda salida corrió una
 condicional sobre 1300 metros en la arena. Esta vez, confiada una vez más a Edwin Talaverano y  mostrándose muy ligera desde la partida, dejó atrás a potrancas de la calidad de Roxa B, Aleshka y Galesa,  entre otras. En la meta, se contaron nueve cuerpos 9 de su escolta Roxa B.


Ya
 encimaba como una potranca que podía ser gran animadora del campo clásico de aquella generación. Por esta razón,  la llevaron a  los 1400 metros del clásico “Belisario Sosa Artola”, sobre arena. Con Edwin Talaverano y corriendo bajo la misma modalidad de su primer triunfo, estuvo colocada en los primeros puestos de la competencia, pero no pudo ser contundente y quedó cuarta de Tamandoa, una hija de Póker de Rosas, del stud Vista Alegre, que lograba su primer clásico bajo la conducción de Manuel Aguilar.


Se venía el Selección de Potrancas – Copa de Oro, sobre 1500 metros en la arena. Aquella carrera marcaba a las  mejores potrancas de la generación. Fue a la pista en pareja con Loveshine, una hija de Flying Paster y Soboba, que, a lo igual que Kimba, había tenido incursiones en el campo clásico de sus contemporáneas. Recordemos su segundo lugar de Vania en el Selección de Padrillos – Potrancas; así como su tercer lugar en el clásico Roberto Álvarez Calderón Granados  de Raghia, otra extraordinaria yegua. En síntesis, Loveshine se encontraba  dos peldaños más arriba que la hija de de Abel Prospect. Y fue así  que Kimba, esa vez guiada por Benjamín C. padilla, llegaba cuarta, aunque muy lejos de su compañera Loveshine,  que apabulló a sus contrincantes de punta a punta y se consagraba, tomando  el cetro momentáneamente de las potrancas de aquella camada,  en conjunto con Raghia y Vania. Así culminó 1995 y su campaña de dos añera de esta gran corredora, como se puede apreciar, muy disputada.

 


 

LOS INICIOS DE UN NUEVO AÑO

 

 Estaba todavía a la expectativa y aún no había alcanzado su mejor performance. A comienzo de 1996, fue  anotada en el clásico “Carlos Palacios Villacampa” y sus 1400 metros en la arena, en pareja con Magia, una hija de Corridor Key que reaparecía desde Setiembre,  en donde pudo ganar su primera condicional a Miss Nevada y daba el salto al campo jerárquico. Esta vez,  las mejores se encontraban en la cancha, a excepción de Loveshine y Vania. Rivales de la clase de Raghia, la estupenda hija de Westbury y Miss Car Wash, que venía de quedar tercera de Vania en el clásico de Estrellas – Potrancas y que a posterior realizó una campaña digna de una campeona. Bonina era otra, una hija de Prince y Luminosa del Polo Norte, que había tenido un triunfal debut, superando a Molto Obligato, entre otras. Como se verá, fue una carrera muy difícil para ella y, más allá de no estar en su mejor estado físico, realizó la única carrera deficiente de su campaña. Esa vez,  llevada por Ramiro talaverano, llegó fuera de poste de Raghia, que vencía a Bonina y se convertía en una candidata de fuerza para la venidera Polla de Potrancas.

 

SU INCURSIÓN EN LA PISTA DE CÉSPED

 

 


El stud Myrna tomó la decisión  de intentar suerte en el césped.  En efecto, en marzo realizó su primera incursión en esa superficie sobre 1800 metros y ya no cambiaría más de pista. Otra vez con  Ramiro Talaverano, llegó  tercera de Lady Sol, para regalón seguido llegar sexta de Ali Lady con Edwin Talaverano en 1200 metros. Nuevamente,  se mostraba pareja, pero sin alcanzar su mejor nivel. A los diez días,  con el mismo jinete, realizó la mejor actuación hasta esos momentos en el pasto, siendo segunda de otra corredoraza potranca de la hierba como Slovenia, una hija de Stack y Peruvian Queen del Rancho Fátima,  que,  montada por Ricardo Paz, la derrotaba por 5 cuerpos 1/2. 

Seis días después llegó tercera de Good  Moon en una condicional de 1500 metros. Kimba se estaba comenzado a destapar pero aún sin llegar a su techo.  Jorge Salas, todo un conocedor de la materia, llegó a la conclusión de correrla en distancias de milla y media, porque veía en ella un alto potencial. La Incursión al campo clásico era su meta y fue alistada para los 1800 metros del clásico “Libertador José de San Martín” (L). Con Edwin Talaverano, Kimba, derrotó a Canela Fina por ½ cuerpo, marcando 1’49”2 para las dieciocho cuadras. Nos atreveríamos a decir que,  a partir de esta carrera,   la hija de Dirma comenzaría un despegue impresionante. No sólo había derrotado a Canela Fina, sino a yeguas de la talla de Chava, Slovenia, Good Moon, Miss Swiss,  entre otras, que en otras carreras ya la habían adelantado pero,  en distancias mayores, Kimba encontraba su mejor aliado.

Luego  enfrentaría nuevamente a la que,  se podría decir, era su enemiga en el óvalo verde: Slovenia,  con motivo de los 2000 metros sobre el césped del clásico "Maidenform" (G.III). En esa ocasión,  Slovenia, con Carlos Hernández en controles, vino a medio grupo a la expectativa.  Talaverano comenzó a apurarla para alcanzar y pasar en la recta  a la puntera Canela Fina, pero, una vez que lo hizo y se perfilaba como la ganadora, apareció  Slovenia, demandada a fondo por su jockey  con una fuerza impresionante para darle caza y sacarle poco más de un cuerpo al cruzar el disco. Kimba cayó  con todos los honores.


Pero ello, no mermó en absoluto su rendimiento. Prácticamente al mes, fue por los 2200 metros del clásico "Vayesmere". Chava se presentaba como su más cercana rival, siempre encima de los resultados del campo clásico, en compañía de potrancas como la rendidora  hija de Cozzene:  Canela Fina. Mishiko San, descendiente directa de Guaracazo, era otra que presentaba indudable opción. Pero a la hora de la verdad, Kimba,  con Edwin Talaverano, se prendió con las punteras y en la recta se escapó  para  derrotar Chava por 10 cuerpos.  Había sido una clara demostración de calidad de la pupila de Jorge Salas, que cada día era más yagua. 

Luego, a fines de mes de Junio y previo al XCIV Derby Nacional que consagraría a Kamel, se corrieron los 2400 metros del clásico Postín (Derby del césped). Kimba ya se topaba con los  machos. Capitán Frío salía con el favoritísimo de la carrera, un vástago de Blanco y Universitaria del Capri, que había incursionado sin suerte en las coronas de la potrillada de la generación de 1996. Junto con él,  El Manú , por Show Dancer,  que venía de ganar precisamente a Capitán Frío en el césped. Junto con ellos,  Slovenia, la eterna enemiga de Kimba, entre otros destacados. Al momento de la verdad, Kimba fue simplemente Kimba:  estuvo desde la “quemada” de la carrera y ganó por pescuezo a su brava rival, Slovenia, que se abrió a 300 de la meta y perdió terreno. Kimba estaba en la cúspide.

 

EL GRAN PREMIO NACIONAL


Luego de su gran victoria en el Postín, tenía que intentar la consagración total en los dificilísimos 2800 metros del Gran Premio Nacional Augusto B. Leguía. Ejemplares de la talla de Kamel, el hijo de Book the band y Piura del Temsa , que diera la gran sorpresa en los 2400 metros del Derby Nacional. El Bolo,  tercero de Kamel en el Derby,  era otro ejemplar de temer. Y junto con ellos Glace pf Fire, el pupilo del Clan R, siempre parejo y Sol del Norte,  de destacadas figuraciones en las tres primeras coronas de la generación y  aportaba mucha opción entre los potrillos. Entre las Potrancas siempre Kimba, como una lideresa, con Slovenia que venía de perder en la meta. También de la partida Galesa, descendiente  de Galeno que llegaba mostrando un alza significativa en su producción,  entre otros.


La carrera tuvo a Sol del Norte, con Alfredo Clemente, y a Kimba , con Edwin Talaverano,  como  serios rivales en una lucha sin cuartel por la punta, teniendo a la pupila del Myrna  en la vanguardia. Tercero viajaba al El Bolo con un Kamel que ya se aprestaba a atacar. Esta misma acción se mantuvo hasta la recta final,  donde Kimba,  que hizo el desgaste de la carrera, dominó la prueba hasta los últimos 200 metros, donde prevaleció Sol del Norte,  exigido a fondo por Alfredo Clemente,  para alcanzarla y derrotarla por medio cuerpo. Tercero llegaba Kamel; cuarto , El Bolo. Kimba se defendió como leona y cayó con todos los honores.


Ya nadie dudaba de su calidad. Por ello, le apuntó a   los 2000 metros del clásico “Copa de Criadores – Yeguas 2000 metros”. Con Edwin Talaverano a bordo, iba a defender su nombre frente a ejemplares de la calidad de Raghia; Blaine, una corredora pupila hija de Book The band del stud Lima; Galesa, Tayuma, hija de The Minster, gran corredora del césped , defensora del stud haras La Paloma y a la poderosa pareja del Rancho Fátima: Slovenia y Noble Sharon,  esta última descendiente de Berry´s Noble, otra representante de las mayores que era una nata dominadora en pasto,  entre otros.

Una final recordada, por la magistral conducción de Edwin Talaverano. Kimba lograba derrotar a Raghia,  que en el derecho se perfilaba como segura ganadora con Christian Arredondo en la silla. Pero la clase de Kimba y la magia de Talaverano en los últimos 200 metros  lograron voltear un resultado que les parecía adverso y doblegaron a una valiente Raghia por medio cuerpo.

 

EL INTERNACIONAL PAMPLONA

 


Los días doce y trece de  Octubre de 1996, se realizó el festival hípico internacional Monterrico 96’. Los clásicos OSAF (1600 metros)(G.I); América (1000 metros)(G.I); Pamplona (2000 metros césped)(G.I) y el Jockey Club del Perú (2400 metros )(G.I), tenían carácter internacional.

En la carrera que estamos tocando en esta crónica de la campeona Kimba, salió a correr los 2000 metros del clásico Pamplona (G.I). La única representante del extranjero fue la chilena Alfasud, defensora del stud Carioca, de destacada campaña en las tierras sureñas.  Se unían a este lote las locales ya mencionadas en el relato de esta crónica:  Slovenia; Blaine; Galesa; Raghia y,  además, yeguas como India Brava, la excelente hija de Fast Gold y Storm´s Honor,  del stud Haras Gina, muy corredora y de excelente rendimiento en el césped. Vania era otra de las locales; una hija de Stack de buena campaña a los dos años que  había decaído un tanto en su rendimiento. Skaxia,  DancingAction, Niña Ashley, completaban la lista de esta importante prueba.


Rápidamente,  Vania salió a lucir sus colores en la punta, seguida muy de cerca por Kimba.  Tercera encimada,  Raghia.  Luego,  Slovenia, Skaxia, DancingAction, la chilena Alfasud, Baline, Niña Ashley, India Brava y Galesa.  No hubo mayores variantes hasta la recta final, donde Vania renunció a la carrera y paso a dominar Kimba,  quien disparó hacia la meta controlando los embates de  Slovenia e India Brava, para cruzar por más de 1 cuerpo de ventaja, marcando 2’02”3 para los dos kilómetros. Kimba se consagraba y comenzaba el sueño internacional.



 

LA CONSAGRACIÓN INTERNACIONAL


Kimba había llegado bien a San Isidro y parecía no haber sentido el viaje. Una semana antes,  Fregy´s se consagraba y le daba al Perú su tercer Carlos A. Pellegrini. Loveshine había sido segunda en la recta del Alzaga Unzué.

El desarrollo fue vertiginoso desde la partida, con Potribag corriendo fuerte en la punta, seguida de Kimba, indonesia, Lady Lion y La Soberbia. En la curva, Lady Lion ganó terreno y se colocaba a la par de Potribag. En la recta final,  Edwin Talaverano hizo avanzar por los palos a su conducida, y al no encontrar paso, con la vehemencia y valor que le conocemos, levantó lentamente y colocó a Kimba entre las dos punteras. Ya con el terreno libre, Kimba comenzó su exhibición y,  en los últimos 250,  dominó plenamente la prueba, cruzando la meta con cuerpo y medio sobre Indonesia.  La Soberbia, Furia, Blue Baby Blue y la peruana India Brava, de buena carrera, completaban el conforme en ese orden. Kimba se convertía en la primera yegua extranjera en ganar este clásico y se consagraba internacionalmente.


No cabía duda de que Kimba se encontraba en su mejor momento. Fregys en el internacional Jockey Club del Perú con los colores del Myrna, se había consagrado como el crack de Monterrico al derrotar en una emocionante carrera al chileno Gran Ducato. El alto comando del stud Myrna tomó la decisión de Llevar a sus ejemplares Fregy´s a participar del Carlos A. Pellegrini; Loveshine a la recta Internacional del Félix de Alzaga Unzué y Kimba,  a  la Copa de Plata Arquitecto. Roberto Vásquez Mansilla. Cabe mencionar que los otros caballos de la delegación peruana en este internacional fueron Eithan y Nostradamus, en la milla del Joaquín de Anchorena; Vaal participó en  recta del Alzaga Unzué; mientras que,  India Brava,  en la Copa de Plata.

 


 

SU CAMPAÑA EN USA

 

Luego de esa carrera, fue  vendida a los Estados Unidos,  donde no pudo adaptarse al difícil medio de ese país. En efecto,  en el año 97 sólo disputó una sola carrera el CHBPA, Inc. and TOC, Inc. Handicap, donde arribó  sexta de Yokama.


Ya en el año 98, corrió seis veces, con 3 figuraciones;  las más importantes de ellas fue  el Hollywood Wildcat Stakes, llegando tercera  de Número Uno.

Kimba fue llevada a Australia para la reproducción en el 2001 y  dio a luz a  Monterrico, quien nunca pudo correr. En el 2002,  nació  Dead Set Certainty,  quien corrió en cuatro oportunidades, obteniendo 1 triunfo.







 

CONCLUSIONES

 

¿Kimba fue una Crack?, definitivamente sí. Se trato de una de las mejores yeguas del césped que hayan pasado por la pista verde de Monterrico que cuando llegó a la su plenitud física, esta sin llamar la atención, brindó un verdadero espectáculo que incluyeron dos estupendos internacionales que no fueron producto de la casualidad. Digna de ingresar por la puerta grande de nuestra historia hípica. Sobran motivos para sentirnos orgullosos de ella.

 

LA CAMPAÑA



















 

EL VÍDEO