POSTÍN, POR SIEMPRE POSTÍN,en sus grandes duelos con AG. Lucho, los eternos rivales


Entre los muchos notables campeones que desfilaron por los hipódromos limeños, aparecieron en San Felipe dos corredores extraordinarios que marcaron una etapa brillante en la historia de nuestros grandes clásicos, protagonizando una rivalidad que todavía recuerdan muchos o escuchamos en el caso del que escribe estas líneas. Postín y A. G. Lucho ó A. G. Lucho y Postín, porque creo que nunca se aclaró cuál fue el mejor de las pistas, marcan el punto de partida de una etapa por demás brillante en que grandes campeones dieron incomparable emoción a los eventos de nuestro turf. Es cierto que antes de ellos, el nacional Leonard, Rebelde y Pin Pin fueron elementos de primera categoría, pero ellos quedaron opacados por la actuación sensacional de  los dos caballos que motivan esta pequeña crónica.

 Fatalmente los duelos entre ambos, no duraron mucho, puesto que A.G. Lucho, animal muy delicado y de training difícil duró poco en las pistas y apenas disputó 7 carreras, mientras que Postín duro 4 temporadas, llegando a disputar 34 carreras y reinando como astro indiscutible desde que desapareció su rival y cediendo el cetro a los 6 años, cuando por la extensión de sus brazadas, se “Alcanzaba “continuamente causándose una herida por demás dolorosa, que le impedía desarrollar su acción. Luego en el haras, Postín se convirtió en el padrillo cumbre del elevage peruano, mientras A.G. Lucho, siendo un excelente semental, no llegó a la altura de su rival. Pero sería materia de otra crónica, ya que en esta sólo podemos recordar los encuentros entre los 2 campeones, que tuvieron como teatro, el desaparecido hipódromo de San Felipe.

A.G. Lucho, ex Buby Bey, era hijo de Rustom Pashá en Bimba por Congreve. Nacido en Chapadmalal, representante de la línea directa de de Bayardo-Dark Ronald-Son-In-Law, y familia número 7 en una rama de grandes capeones triunfadores en Argentina, Chile, Uruguay y Brasil. Importado por el Jockey Club de Lima, fue adquirido en subasta pública por los señores Aníbal Pérez, Gilberto Morey y Luis A. Suárez, lo que dio origen a su nombre, defendiendo los colores del Pepe Lucho.

Postín, ex Huacarí, era hijo de Hunter´s Moon en Quinta por Codihué, siendo el único hijo de ésta. Nacido en el haras El Pelado, representaba línea materna de Matchem en una de sus dos más brillantes ramas, y la familia 9, en una tribu igualmente notable en los principales países de América del Sur. Fue adquirido en el Tattersal de Palermo para los señores Santiago y Carlos Acuña Rey, defendiendo las sedas del stud Pasamayo.

A.G. Lucho inició como crack desde su debut, mientras que Postín tenía altibajos en su campaña y sólo en noviembre pudo lucir su alta clase. He aquí el resumen de sus campañas hasta su primer encuentro en el clásico América en agosto de 1943.

Postín fue el primero en debutar, en el mes de Abril, saliendo de perdedores en 48’1/5 para los 800 metros y derrotando a La Perla, La Vendimia y Mister V, fácilmente. Pero en su segunda presentación fue batido por Kastoria en los 1000 metros del clásico El Estreno.
En el “Selección” sufre una nueva y desilusionante derrota, pues apenas pudo entrar quinto de Dakenol, Gavilán y P. Clipper, adelantando a Microbio, Mister V. y Churchill. Pronto se rehabilitó al ganar el clásico Atahualpa en 1’37”3/5, gran marca, pero ante rivales modestos.
En sus primeras presentaciones estuvo a cargo de Francisco Irigoyen y en su último triunfo lo llevó el gran Alfonso Carbonell.

Mientras A.G. Lucho debutaba en Junio ganando en las distancia de 1100 metros en 1’5”1/5 al batir a Balsámico, Hamina, Claudina, Brujo y Huidora, con la monta de Remigio Morales. Luego con Juan Luis Díaz que fue su piloto siempre, ganó en un hándicap de 1400 metros en 1’25”2/5, batiendo a los mayores Ceuta, Bristol LL, su cotáneo Churchill y los veteranos Pelustre, Flavius y Fulminante.
En agosto tocaba el turno al clásico América que sobre 1700 metros era una especie de Polla de Potrillos para los importados. Y por primera vez se miden, A.G. Lucho puntea, deja pasar a Dakenol y luego recupera el comando para entrar al derecho enprimer término. Surge entonces Postín con arrollador empuje y ambos campeones se traban en lucha, saliendo triunfante el hijo de Rustom Pashá por medio cuerpo en 1’43”3/5, sólo a 3/5 del récord de la distancia. Más atrás Dakenol, Gavilán, Churchill, Mister V. y Valor. Ambos potrillos habían demostrado extraordinarias condiciones.

Un nuevo encuentro fue en octubre, con motivo del el clásico “El Cotejo” sobre 1800 metros. Esta vez participaba la mejor potranca Huidoras, tras buenas victorias , el buen Trece y el crack de los juveniles chilenos Caupulicán. En la partida A.G. Lucho se echaba al interior, estorbando a Dakenol y Postín,y los dos rivales quedan penúltimo, A.G. Lucho y último Postín. Huidora trataba de desprenderse, pero en la recta del frente Díaz lanza a A.G. Lucho que en forma decisiva pasaba al comando de la carrera. Lo imita Juan de Dios Molina en Postín y en el derecho fue un duelo singular que se define sobre la raya con un pescuezo de ventaja sobre el invicto. El tiempo 1’50” era también de primer orden.

No podía hablarse de superioridad con tan estrechos resultados y así lo destacaba la crítica de la época. Y vino el clásico Jockey Club de Buenos Aires, sobre 1700 metros, que significó para Postín la sonada revancha. Otra vez punteó Huidora, pero esta vez fue Alfonso Carbonell quien lanzó a Postín en la recta del frente, repitiendo la maniobra de Díaz en el Cotejo y el hijo de Hunters Moon se disparó en el comando. Cuando sorprendió Díaz, largando a su dirigido, ya era tarde y tuvo que conformarse con escoltar a Postín a 1 ¼ cuerpo, en tanto Huidora y Regio los escoltaban a prudente distancia. Postín marcaba récord en la distancia 1’42”2/5, ratificando la calidad de estos campeones.
Si la prueba hubiera sido de mayor distancia, podía suponerse en Postín mayores condiciones para los tiros de aliento, pero cobró la revancha en la misma distancia en que había sido batido por su rival, mejorando la marca del clásico América.

En 1944 fue otra vez Postín, más sano que su rival, el primero en reaparecer. Abrumó  al crack de mayor edad, ganándolos en los 2000 metros del Alfredo Benavides, delante de Buenaventura, El Porro, Lírico y Previsión, y en los 2500 metros del clásico La Copa en que venció a Frensí, Buenaventura, Pin Pin el crack de 1943, El Trece, El Porro y Previsión, marcando 2’34”1/5 en récord para la distancia.. En ambas oportunidades lo dirigió Carbonell, con quien se entendían a la perfección. Pero no participó en el Independencia en que marcó su reaparición A.G. Lucho, batiendo en gran estilo a Pin Pin, Huidora y Frenesí en 2’20”2/5 para los 2400 metros con entera facilidad. Vencedores ambos de Pin Pin, entre ellos debía definirse el crack de las pistas.

El anhelado encuentro llegó con motivo del tradicional clásico Comercio sobre 2700 metros. Ambos a pesos iguales (59 kgs.), dispensando ventajas a Huidora (52); Regio. Pin Pin y Frenesí. Pero mientras Carbonell esperaba la disparada de A.G. Lucho para no dejarlo puntear y J.L. Díaz observaba la maniobra de su rival, Humberto Herrera con Huidora tomó el comando y graduando el tren de la carrera con su reconocida habilidad, sacó ventajas decisivas.

Fue en vano que Postín, adelantando a A.G. Lucho, cargara con ímpetu sobre su hermana paterna, ya que Huidora cruzaba el disco con media cabeza a su favor sobre el pupilo del Pasamayo. Tercero A.G.Lucho a 2 cuerpos, delante de los rivales que ya hemos mencionado.
Quedaban pues, los rivales, dos a dos. Pero Caferino Gonzales preparador de A.G.Lucho, mencionó después de la carrera, que los delicados delanteros del potrillo no le permitían ajustarlo debidamente, pero que quería intentar una nueva revancha en el Presidente de la República, sometiendo al hijo de Rustom Pashá a un entrenamiento riguroso.

Los resultados justificaron la opinión del tan enterado preparador, porque se sintió días antes de la prueba y no pudo correr más. Libre de su rival Postín mantuvo brillantemente el cetro ganando todas sus siguientes presentaciones del año: los clásicos Presidente de la República; Jockey Club de Lima y Comparación. En ese último se midió con el crack de los 3 años Hospodar y lo ganó por varios cuerpos, pero fue distanciado porque al pasarlo como poste, en la recta del frente, Carbonell cerró al potrillo cuyo jockey Manuel Torres tuvo que levantar. El resto de 1944 Postín, sin A.G. Lucho llegó siempre primero a la raya.