PARA QUITARSE EL…SOMBRERO, UN CABALLO QUE DIO ESPECTÁCULO.


Para los nostálgicos y por sobre todo, a los que quieren aprender más de la historia de nuestro rico turf que siempre estuvo plagado de grandes eventos a lo largo de las décadas. Quienes no escuchamos aquellos grandes duelos a inicios de los años setentas, entre Sombrero y Trini López, duelos hicieron delirar a miles de personas, pero que por sobre todo, crearon afición.

Esta vez nos vamos a enfocar en Sombrero. Muchos hípicos y más que nada los nuevos aficionados se preguntarán: ¿Quién fue Sombrero?, la respuesta: Un estupendo  caballo de carreras, que en conjunto con otros importados de de época en conjunto con los nacionales, iniciaron una verdadera y ya definitiva,  etapa de “oro” en nuestro turf.

Y para entenderlo de mejor manera,  copiemos un pequeño extracto de la gran obra del maestro ROBALCA, “A mis amigos los caballos”, en la cual nombra la siguiente cita: “Existió durante 1967 la decisión de varios propietarios peruanos de viajar a Buenos Aires y adquirir allí personalmente en las ventas de Palermo, a productos que luego defenderían sus colores. Y así se hizo. Fue por ello que en 1968 hubo un grupo muy compacto de buenos caballos y no solo ello, sino que aparecieron grandes campeones que llenaron una época Monterrico y que difícilmente podrán ser olvidados”.
Sombrero se trató de un hermoso castaño argentino,  hijo de In TheGloaming y Real Veda adquirido por Bernardo Ortiz de Zevallos para defender sus colores, los del Santa Lucía.

Desde potrillo , ya mostraba grandes condiciones corredoras por la manera de accionar que tenía, luciendo grandes aprontes. Es así, que en Octubre de 1968, aún atrasado, y corriendo de atrás, llegó segundo de El Cuervo,  montado por Óscar Gómez.


SU PRIMER TRIUNFO

El 16 de noviembre de 1968, Sombrero salía anotado en una condicional sobre 1600 metros en la arena. Su apronte previo había sido excelente, la vuelta en 1’38, con los últimos 400 metros en 27”, lo que demostraba el gran estado en la que se encontraba. Con todo esto, era fácil de predecir que mereció el amplio favorito de los especialistas.

Montado nuevamente por Oscar Gómez  y mostrándose ligero desde el inicio de la carrera,  se impuso de punta a punta por ocho cuerpos y en 1’38”2/5 para la milla. Pero lo mejor fue la acción que el hijo del castaño en los finales al desprenderse de Técnico, un argentino hijo de Lacydon que fue el único rival que se le pudo acercar. Sombrero había causado una gran impresión.
Y esta superación se vio reflejada en su siguiente carrera. Quince días después y con la monta de Oscar Gómez , se imponía en otro de punta a punta sobre Tandil, marcando 1’51” para los 1800 metros. Ya a finales de 1968, se imponía nuevamente de punta a punta y en 1800 metros en una nueva condicional sobre Nótico.


1969, REGULAR INICIO

El nombre de Sombrero, ya se encontraba en un lugar expectante ya que había convencido a muchos. Es por ello que el alto comando del Santa Lucía, tenía la mira en que compitiera en el lote estelar e intentar el campo clásico. Es por ello que fue inscrito en los 2200 metros del clásico Comparación, en la que fue a la postre, su primer enfrentamiento con Trini López, que recién empezaba a alcanzar su extraordinario nivel. Y junto con ellos ejemplares de la calidad de Solario, Tronco Móvil, entre otros. La carrera fue decepcionante, llegando en el octavo lugar, pero lejos de Trini López. Esta carrera sacó a relucir que el pupilo del Santa Lucía, tenía problemas en uno de sus bajos. 

Pero cuando todos creían que la actuación del lindo castaño había sido una  “Falsa”, Sombrero volvía a decepcionar y caía en otra condicional ante Ca D’Oro que lo pasó de largo.

En Marzo, es anotado en los 2000 metros del clásico “República de Venezuela” y en con él, un nuevo enfrentamiento con Trini López, pero junto con ellos, ejemplares de la calidad de Kokotito, un argentino hijo de Celtíbero, defensor de las sedas del Absy , millero de “polendas”  que salía a intentar las distancias de fondo; Cosmopolita, el hijo de Licor y Pao Pei del Rosa Mercedes que venía de realizar una estupenda carrera en el “Ciudad de Lima”, en la cual fue la escolta de Leviatán y con ellos  Ca D’ Oro, que quería confirmar su buen momento, entre otros destacados competidores.

Nuevamente con Oscar Gómez, la carrera marcó un tren en el cual no le fue para nada favorable al hijo de In TheGloaming, el cual nunca pudo colocarse entre los punteros de la competencia y apenas pudo completar el marcador de un Trini López espectacular y cada vez mas importante.


DESCANSO Y ALZA

Erasmo Quiñones, no le perdían las esperanzas a Sombrero en tentar el fondo y por sobre todo el campo clásico que le había sido hasta el momento esquivo. Lejos de reflejar algún problema de salud, Sombrero seguía trabajando espectacular y el alto comando de su stud, decidió el cambio de monta y con él, la llegada de Ricardo Cárdenas a sus controles, produciendo un rendimiento sensacional en su producción.

En efecto, el 22 de Marzo, Sombrero se rehabilitaba con Cárdenas en sus lomos, ganando los 2200 metros del Premio Hipódromo Chile en 2’16”3/5. Aquella noche el castaño siguió a Ca D’ Oro hasta la recta del frente. Allí pasó adelante y luego contuvo la carga de Shaker en la curva para desprenderse en la recta y cruzar con amplia separación a su favor que al final fueron 9 cuerpos. Tercero llegaba Técnico y Signoria sobre la meta, le quitaba el cuarto puesto a Skylark. Último remataba Ca D’ Oro.

Era evidente, y esto sin menospreciar lo buen jinete que era Gómez, que Sobrero necesitaba una mano más enérgica como la de Cárdenas. Y lo demostró desde el momento de la partida. Largó bien y su desempeño fue impresionante.

Luego en Abril, corrió una condicional más sobre 1700 metros y nuevamente con Cárdenas, daba cuenta de Nótico derrotándolo en forma impresionante, sacándole 10 cuerpos al cruzar la raya.

Quince días después y montado por primera vez por Adolfo Gonzáles, terminó derrotando a SultanJr. en los 1700 metros del “Premio Nitouche”. Ese día Sombrero tuvo que superar una mala partida y con 57 kilos, se vio obligado acorrer fuerte en la recta de subida. Al llegar a los 1000 metros ya estaba cuarto. Y en plena cuerva pasó a Nicoya y Pipach. En el derecho, lejos de ceder terreno, se desprendió de sus rivales y solo Sultan Jr. fue peligroso con una impresionante bajada.

Su ascenso era ya una realidad y sólo quedaba por esperar un nuevo encuentro con Trini López para definir la corona de los importados en Monterrico. Se avecinaba el tradicional clásico Independencia, la cual sería una estupenda ocasión.



ESTUPENDO INDEPENDENCIA

Y el 29 de Julio de 1969, con el tradicional clásico Independencia, que esa vez se corrió sobre 2500 metros, sirvió de marco para un nuevo encuentro entre estos dos grandes caballos. Trini López venía de ganar estupendamente el Jockey Club del Perú, asignándole 59 ½ kilos, por 53 ½ Kilos de Sombrero.

Esto se dio a notar en la carrera, porque mientras Sombrero era impecablemente colocado por Ricardo Cárdenas en el cuarto Lugar, Trini López  cargaba con el tren violento de la carrera, ya que no pudo tomar la punta porque Konzil con sus 49 ½ kilos, salió a  morir en el comando. A la altura de los 1600, Konzil seguía en la punta con un trini López en el segundo lugar pero encajonado pero sin mayores problemas. Fue poco después que Sombrero apurado por Cárdenas, comenzó a apretar el paso. Y al ser apurado, pasó como una luz en el comando, dejando atrás a Konzil, que a esas alturas, dejaba de ser enemigo.

Al pasar a la punta, Sombrero y al comenzar a decaer Konzil y Pipach, Trini López quedó libre por el medio y junto con Entuerto, comenzaron a subir en busca de la punta, entonces, Trini López y Entuerto, juntos como un solo caballo, fueron a apremiar a Sombrero y faltando 900, Ricardo Cárdenas volvía a armar a Sombrero y al entrar a los 600 el In TheGloaming volvía a sacar diferencias sobre Trini López que se colocaba segundo, siendo estas notales al cruzar el disco. Trini López caía con todos los honores , porque le toco un desarrollo violento y sin contemplaciones, dispensando también una ventaja en los pesos. Tercero Embustero que dejó cuarta a Meantime. Completaba la torre Tweed.

Sombrero se destapaba como crack, que por algunas complicaciones en su training, no le habían permitido rendir todo  lo que era capaz y que el descanso que le dieron, le sirvió de curación de un problema que tuvo en una de sus manos.

Tres meses después y en un impresionante performance, el pupilo de Erasmo Quiñones, daba cuenta ser el crack de Monterrico.en los 2800 metros del tradicional clásico La Copa. Ausente Trini López por una curación en su rodilla, Sombrero siempre con Ricardo Cárdenas,  salió a imponer condiciones y Stavilen que pretendió seguirlo, sintió de tal manera el esfuerzo que terminó fuera de poste.

En la recta del frente, Pastar concedió algunos momentos de interés al querer hostigar a Sombrero, pero bastó que Ricardo Cárdenas llamara al orden a su cabalgadura para que esta se separara sin mayor esfuerzo, aumentando sus ventajas conforme se acercaba a la meta. Pastar llegaba al segundo lugar a quince cuerpos. Técnico llego tercero aprovechando el fracaso de OldMaiden y Brandal que ya se encontraba mermado. Sombrero, marcaba un nuevo récord en la distancia: 2’54”2/5.
Ya en Noviembre, Sombrero volvió a rendir una gran demostración de calidad al ganar por 9 cuerpos el clásico Hipódromo de Monterrico, dándose el lujo de dejar fuera de poste a tres rivales.

Como ya era tradicional, el hijo de In TheGloaming vino muy tranquilo hasta la curva, creando admiración nuevamente en el público que asistió ese día a Monterrico. En La Copa fue Pastar quien amagó. En esta carrera lo hizo Embustero. Pero cuando entraron al derecho, Sombrero al ser movido por Ricardo Cárdenas, comenzó a separarse de sus rivales en medio de aplausos de emoción del público que se tuvo que rendir ante  los estupendos medios corredores del pupilo del Santa Lucía.
Ese día Sombrero superó por 3 segundos el récord que detentaba Bullet, en Febrero de 1962.Y venció por 9 cuerpos a Embustero, mientras Técnico terminaba tercero a catorce cuerpos y Pastar cuarto a 16. Los restantes OldMaiden, Tempting y Newsweek fuera de poste.

Sombrero demostraba que ante la ausencia de Trini López, no tenía rivales en Monterrico.


NOTABLE “PRESIDENTE DE LA  REPÚBLICA”


 A finales del mes de Diciembre, en la más notable demostración de calidad que se pudo ver en la época y creemos  hasta nuestros días, Sombrero con Cárdenas en su silla, se imponía de manera categórica en el clásico “Presidente de La República” de 1969. No solamente se daba el lujo de superar por dos segundos el récord que detentaba para los 3000 metros, sino que dejaba fuera de poste al 90% de los rivales que tuvo en la prueba. Solamente Tabasco se salvo, al llegar a 22 cuerpos.
Y es que Sombrero imprimió un ritmo demoledor a la competencia. Creemos que si Río Pallanga fue bautizado con todo criterio como “El Expreso” de San Felipe, habría que preguntarnos qué calificativo se le pudo conceder a Sombrero, que en aquel “Presidente de la República”, convencía a todos.

Sombrero no picó bien, pero rápidamente se puso en persecución de su compañero Black Marlin al que supero en la primera curva. Allí terminó la carrera. Sombrero comenzó a tomar ventajas y en los últimos 400 metros, parecía que recién comenzaba a correr, propiciando una actuación que hasta el día de hoy, pocas veces se ha visto.
Ante su calidad, Tabasco realizaba una gran carrera, ocupando el placé. Los demás, totalmente inferiores y fuera de poste.
Sombrero aquella tarde, despertó aplausos del público cuando se aproximaba a la meta, dejando regados a sus competidores y unos 3’6” para los 3000 metros que fueron históricos.


REAPARICIÓN Y LESIÓN

Llego un nuevo año, 1970 y con él, Sombrero fue puesto en un reparador descanso. Y cuando se encontraba ejercitando para su reaparición, aconteció la lesión a uno de sus tendones, lesión que normalmente saca de training a la mayoría de caballos que padecen de él. Pero con todo esto, Sombrero reapareció 9 meses después, creemos en una carrera que no era la ideal para él. Los 2500 metros del Alfredo Benavides, que tenía a un Trini López totalmente enseñoriado y con el cetro absoluto de las pistas de Monterrico. A pesar de ello, Sombrero quien fue montado por Sergio Vera, vendió cara su derrota ya que nunca cedió, alcanzando un vibrante y dramático segundo lugar a sólo ½ cuerpo del Bell Hope, que tuvo que “correr” para poder ganarlo e implantar un nuevo récord en la distancia, 2’32”2.

Sombrero había quedado bien y al parecer su lesión no había recrudecido. Un mes más tarde volvió a hacerle frente a Trini López, en los 2800 metros del tradicional clásico la Copa, versión 1970, y nuevamente con Vera,  fue derrotado claramente por el pupilo del Chantilly que más entero y sano, lo aventajaba por un poco más de tres cuerpos e implantando nuevamente, un nuevo récord en la distancia 2’54”. Sombrero ya demostraba problemas físicos y con un tendón que definitivamente le estaba pasando factura en su producción.


SU ÚLTIMO TRIUNFO


Seis días después, Sombrero salió al frente en los 1800 metros del clásico Almirante Petit Thouars. Seis días después de un duro clásico La Copa, que narramos líneas arriba. Los enterados eran escépticos por la cantidad de días que habían transcurrido de aquella prueba. Y junto con él ejemplares como Konzil, Black Jack, La Belle Epoque, que si bien es cierto eran inferiores al pupilo de Don Erasmo Quiñones, podían “aprovechar” los problemas físicos que lamentablemente ya presentaba. Pero Sombrero era “guapo como pocos”, llegando por primera vez a sus controles José Valdivia.

Esta vez el descendiente de Real Veda, no fue corrido en la punta. Sergio Vera lo colocó tercero en las primeras distancias detrás de La Belle Epoque y Konzil. Y cuando faltaban 1200, fue avanzando para luego dominar en la curva, distanciándose de sus rivales en el derecho, marcando 1800 metros 1´48”3/5.Konzil conseguía un meritorio placé, dejando tercero a Black Jack y cuarto Penseur.

Esta carrera produjo una gran esperanza en sus allegados, al pensar que Sombrero se había recuperado y que los problemas en sus bajos podido haber quedado en el pasado. Es por ello, que fue alistado especialmente para volver a enfrentarse a Trini López  en una nueva versión del clásico “Hipódromo de Monterrico” y sus exigentes 3000 metros.

El resultado fue predecible, Sombrero siendo elegido favorito, llegó último fuera de poste y visiblemente sentido. Trini López derrotaba a Tweed, ratificando ser el crack absoluto de aquella linda época de Monterrico.

Creemos sin lugar a dudas que pagó tributo a un exagerado entrenamiento y porque lo decimos: Una semana antes, había trabajado 3000 metros en 3´9”1/5 y Trini López gano esta carrera en 3’9”. Dos días antes trabajaba 1100 en 1´4”1/5. Para un ejemplar que había estado lesionado, eran aprontes demasiado severos, cosa que quedo claramente demostrado al momento de la carrera, Sombrero no resistió y sus ligamentos de la mano izquierda, simplemente no aguantaron.


CONSIDERACIONES

Consideramos que Sombrero, fue uno de los mejores caballos extranjeros que pisaron Monterrico. Si bien es cierto, tuvo carreras irregulares producto de sus delicados bajos que lo sacaron de escena en varias ocasiones, pero cuando le dieron descanso y recuoerado, el hijo de In TheGloaming era verdaderamente un verdadero espectáculo.

Sombrero como padre produjo a destacados productos, entre ellos La Sambi, ganadora internacional y Amok Moi, yegua muy pareja y de categoría clásica, por citar algunos de sus hijos.

Quien escribe estas línea, no tuvo la suerte de verlo correr, pero con sólo investigar su campaña y el haber escuchado a mi padre, no es difícil de imaginarse lo crack que fue y por sobre todo, marcar una época grandiosa de caballos que hicieron historia en nuestro turf. Por eso recalco el titulo de esta crónica, “Señores, para sacarse el Sombrero” y estoy seguro que  los que lo vieron correr, ratificarán lo mencionado.





LA CAMPAÑA




EL PEDIGREE



















EL VÍDEO