LUTZ: UN VERDADERO CRACK

Hay caballos que trascienden en la historia y uno de ellos tiene que ser Lutz, el hijo de Lord Layabout y Presunción, ésta una hija de Parrot y por lo tanto nieto del gran Postín, que nació en 1981 en el recordado haras Río Santa. Defensor de las sedas del recordado stud Atlántico, fue entrenado por el  maestro de la preparación Sabino Arias, vigente en nuestra hípica hasta el día de hoy. 

Lutz fue el primer ganador peruano de un Gran Premio Latinoamericano y eso indudablemente que lo distinguió. Y además se trató fundamentalmente de un caballo muy corredor que puede figurar entre los mejores y en los primeros puestos de la historia de nuestro turf. Defensor de las sedas del recordado stud Atlántico fue ganándose el cariño del público aficionado en sus travesías por Sudamérica en donde brilló, así como en los Estados Unidos. Su legado hasta ahora se puede apreciar pues dejó muy buenos hijos en una cuota de aporte bastante considerable para el turf nacional..

SUS PRIMEROS PASOS


Lutz apareció sin la continuidad ideal en su primera campaña, pero desde el comienzo mostró que tenía condiciones y así fue capaz de ganarse carreras por varios cuerpos y de fallar cuando las circunstancias no lo favorecían. Tal es así que pudo ganar al segundo intento, cuando aún tenía dos años, adelantando a Pistachón en 57” para el kilómetro con Melanio Rojas. Era entonces el típico caso del juvenil al cual le faltaba madurar para llegar a su punto ideal.

Y así, por cuenta – gotas, Lutz fue mostrando en 1984 que estaba para ser crack. Una tarde ganó lejos en 1’31” y fracción los 1500 metros , en aquella oportunidad montado por Melanio Rojas, salió en punta y en el derecho, el hijo de Lord Layabout sin ser exigido, se iba separando cada vez más de sus rivales. Al cruzar el disco fueron 10 cuerpos de ventaja sobre Pupi’s Husband que fue el único capaz de acercársele. Pero no pudo cuajar una buena carrera, al llegar octavo en la accidentada Polla de Potrillos que ganara Satélite.

Trece días después, el alto comando del stud Atlántico lo inscribe en la milla del “Premio Especial Cruz Roja Peruana”,  que iba a servir como termómetro previo a la disputa del “Ricardo Ortiz de Zevallos.

Lutz , había vuelto a romper relojes en un apronte previo a esta carrera.  Nuevamente montado por Melanio Rojas,  se adueño de la punta a poco de ordenarse la partida, desengañando rápidamente al favorito de la carrera que fue Almíbar, para despedirse en el derecho y terminar por establecer ventajas impresionantes sobre sus rivales, cruzando el espejo con 8 cuerpos de ventaja sobre Kid Cachiporra en 1’37”4/5 para la distancia, largamente superior al 1’39”1/5 que impuso Satélite en la Polla de Potrillos.

Y cuando fue a los 2000 del Ricardo Ortiz de Zevallos se convirtió en un durísimo puntero que arrastró a todos los que lo siguieron. 

Fue aquella segunda Corona en la cual Galeno, corriendo al fondo con Pedro Cerón, pasó en 150 metros y ganó lejos, porque en verdad Lutz con Julio Pezúa que llegaba por primera vez a montarlo, los había agotado a todos, pero él también se opacó.

UNA VUELTA ESPECTACULAR

Y tas una operación en la rodilla, cuando volvió, ya en el 85, Lutz ganó poco a poco su estado ideal, y fue un caballo capaz de ganar por distancias inmensas y llegar muy pronto al campo clásico. Comenzó por el medio fondo. En marzo ganó sin problemas en ganadores de 3 y 4 carreras sobre El Fugitivo en 1’19”2/5 para los 1300 metros.

Subió a los 1400 en el “Asociación de Periodistas Hípicos” al llegar en el cuarto lugar de Fire And Ice, Tito caro y Red Neck,  ya con la nueva monta de Víctor Hugo Bardales, obtener una regular actuación en una condicional que ganara El Fugitivo con Melanio Rojas que volvía a sus controles.

Y de allí, comenzar una serie de estupendas actuaciones, nuevamente con Bardales afianzado en su silla y se llevó el título superando a animales de la talla de Prince, Fire And Ice o Tito Caro, corredores y valientes.

Es así que en mayo y sobre 1400 metros, gana su cuarta condicional sobre Il Dante, para luego llegar al hándicap y sobre 1600 metros,  derrotar por más de 9 largos a Sherkan.  Nuevamente en el campo clásico y sobre la milla del “Premio Especial Marcial”, cae derrotado ante Tito Caro que le dio casa prácticamente en la raya, sacándole apenas una nariz, en una carrera en la que el hijo de One More Tom, tuvo  que marcar 1’38”2/5 para poder ganarlo.

Pero Lutz se tomaría la revancha 21 días después y el Lord Layabout corrió a lo campeón, derrotó por 2 largos a Prince, el Greek Prince del  Pamplona, una de las estrellas de lujo de esta estupenda generación, con Tito Caro en el tercer lugar en los 1700 metros del “Fuerza Aérea Peruana”. . En agosto, derrotaba por más de 5 cuerpos a Delta, Prince, Mistiano y Pistachón en los 1800 del “Guardia Republicana del Perú”.

Y cuando el nieto materno de Parrot  no tuvo rivales. Ya no se encontraban Galeno y Artigal que seguían su campaña en el extranjero,  lo subieron a buscar el título de las pistas en el fondo  y también lo consiguió:

Enfrentó a los mejores en los 2400 metros del “Miguel Checa Eguiguren”,  con la presencia de Marfil, Lurín, Prince y Starsky.  Lutz y Prince protagonizaron un vibrante como emotivo final, tras luchar dramáticamente a lo largo del todo el derecho y en un final netamente de velocidad, el Lord Layabout le sacaba una cabeza en el espejo al Greek Prince, que caía con todos los honores con Marfil tercero, Lurín lesionado cuarto y Starsky en el último lugar, marcando un gran registro: 2’31”1/5.

En octubre, su enfrentamiento con  Bólido, el día que ignoraron al valiente hijo de Biógrafo, que hizo su propio tren y se le escapo en la punta, derrotándolo por un cuerpo en los 2400 metros del” Jockey Club del Perú”. Pero luego vino otra gran exhibición del pupilo de Sabino Arias en los 2500 metros del tradicional clásico “Comercio”.

Aquella tarde Lutz fue un verdadero vendaval y derrotó de punta a punta a Lady Always, Pasouli y Bólido, dejando fuera de poste a tres participantes más. 

En diciembre, siguió en gran ascenso. A inicios de mes, dejó fuera de poste a sus dos ocasionales rivales en los 2700 metros del “Presidente de la República” y 20 días después, hizo lo mismo con Ñusta en los 3000 metros de “La Copa”.

Ya no era simplemente el caballo gran corredor de la milla, sino también el crack con capacidad de desnivelar en el fondo, y así se hizo del título de las pistas y cuando finalizó el 85, era largamente el mejor de la pista.

EL CIUDAD DE LIMA Y EL LATINOAMERICANO

Fue por ello que cuando comenzó 1986 y ya se había anunciado la vuelta de los caballos peruanos a los Latinoamericanos, a nadie sorprendió que Lutz no tuviera que correr una prueba de clasificación.

El corrió a mitad de enero los 3000 metros del “Cuidad de Lima” y los ganó por más de 14 cuerpos sobre Lady Always y Bólido y de allí su preparador Sabino Arias lo comenzó a alistar directamente para viajar a La Rinconada de Caracas – Venezuela.

Sus acompañantes, que en ese año tenían que ser dos, Surgieron el “Pedro García Miró” y sus 2000 metros, que fueron dominados por Sergis Khan con la monta de Edgar Prado, sobre Negrito y Pepe el Toro.

Y así Sergis Khan y Negrito fueron los acompañantes  del pupilo del stud Atlántico.

La historia se tiñó de Rojo y Blanco. Lutz llegó en gran forma y ganó espectacularmente de punta a punta con un inspirado Víctor Bardales, sobre la chilena Secuencia que amenazó en los metros finales y el venezolano The Horse, como los caballos sumamente capaces y dejando atrás además, a una muy buena caballada sudamericana y se terminó de consagrar.  

Pero todo no quedó allí. Lutz casi gana tres meses después el “Gran Premio San Pablo” y ese “casi” fue en este caso totalmente real, ya que se dieron de la mano una serie de factores que le quitaron la victoria por apenas un pescuezo, en una carrera de escándalo.

Lutz esa tarde, cuando ya se hacía de noche, pudo haber ganado sin los obstáculos que tuvo, cómodamente por un par de cuerpos, y ojo que ante la crema y nata de la caballada sudamericana y no en 2000, sino, en 2400, y no en la arena, sino en el césped, cuando el jockey brasileño Iván Quintana, conductor de Hafeli, en pleno derecho, tomo de la casaca a Bardales por más de 100 metros. Esto modificó el real resultado de la carrera, llegando la atropellada de la local Cisplatine y lo derrotó con lo justo. Lutz demostraba que era un gran corredor.



LOS ESTADOS UNIDOS Y SU DESCENDENCIA 

Lutz también fue un caballo importante en sus contadas apariciones sobre la pista estadounidenses en las que pudo ganar en una ocasión, sobre 5 actuaciones. Pero cuando el caballo estaba prácticamente adaptado, un cuarto lo sacó de la actividad, dando por finalizada una campaña llena de victorias y buenos recuerdos no sólo para sus allegados, sino por sus hinchas.

De regreso “a su” haras Río Santa, fue un destacadísimo reproductor, y dio entre otros, a Pup, un crack y a La Unión, otra crack. Sólo por mencionar, un par de nombres que fueron su legado.

SU BALANCE

Gran caballo, porque su velocidad sostenida era tremenda y porque a partir de 1985, ya consolidado, aprendió a ser valiente y fue todo un verdadero crack. Bien vale y sin equivocarse el título que le dio el maestro ROBALCA, en su gran obra “A mis Amigos Los Caballos”, cuando se refirió al hijo de Lord Layabout: “Lutz, un relámpago que dominó Sudamérica”. Vaya si lo fue.