EL STUD MYRNA: UNA CASA HISTÓRICA


Si hay algo que vale la pena destacar, es la casi permanente presencia  del stud Myrna con su propietario Freddy Nossar y su preparador Jorge Salas, porque desde 1988, tomando como referencia al El Duce (en un inicio con los clores del San Miguel, de propiedad de los hermanos Nossar), los resultados que han obtenido tanto en el nivel de las grandes carreras de Monterrico como en el terreno internacional.

LAS CORONAS

El Duce ganó dos coronas de las cuatro que disputó. Un glorioso Derby para la historia, cuando derrotó a Destinado, y el Gran Premio Nacional, que ganó lejos sobre ScreenHawnk y llegó segundo en el Ortiz de Zevallos, el día que se le acercó peligrosamente a Destinado y tercero en la Polla.

Posteriormente en 1991, Picotón en gran accionar del “Chepenano” Luis Gonzales, ganó el Ortiz de Zevallos. Y en 1993, Bugsy triunfó prácticamente manco en la Polla de Potrillos. Ese mismo año Mistic en el Ortiz de Zevallos y el crack Laredo en el Gran Premio Nacional.

Osea, el Myrna conseguía tres coronas, con tres caballos diferentes, y además un segundo lugar tras la campeona Tía Gigi en el Derby con Mistic.

En 1995, ganó la Polla de Potrancas con Dakota a otra gran corredora como Blaine y en el 96, Loveshine ganó el Enrique Ayulo Pardo, después de haber llegado segunda en la Polla, y Kimba se impuso en el Postín en el Pasto.

En 1997, llegó el triunfo de Keseff, con Ramiro Talaverano, en el Gran Premio Nacional, después de haber ganado el Bolívar y el Empery en el césped.En 1999, Batuka, la estupenda hija de Bates Motel,  obtuvo con los colores del Myrna la Polla de Potrancas y el Enrique Ayulo Pardo.

En el 2003 tras gran sorpresa, Patriot obtenía de punta a punta, la segunda corona de los Potrillos.En el 2004, Paradisus obtenía eltítulo de el mejor velocista, cuando derrotaba a Giordana tras grandes finales de Carlos Trujillo en el clásico América (G.I).

En el 2005, Fletcher, el hijo de Keseff, lograba un estupendo Ricardo Ortiz de Zevallos y por primera vez, la preciada Cinta Azul del Derby Nacional para el stud de colores rojo y blanco. Pasaron 8 largos años para obtener dos nuevos grupo I, con Galiana en la Polla  y Mantra en el Enrique Ayulo Pardo.

En el 2015, Espiritualmente, tras una hábil conducción de Carlos Trujillo, obtuvo el Ortiz de Zevallos y en el 2016, Barbón lograba la Polla y con otra estupenda conducción de Carlos Trujillo.

LOS INTERNACIONALES

En el terreno internacional, El Duce llegó tercero en el Carlos Pellegrini de 1988 tras Montubio. En 1989 obtiene un segundo lugar en el Premio Comparación, corrido en La Plata, Argentina y un destacado quinto lugar, con la montura totalmente corrida en el Gran Premio Internacional República de Argentina, para viajar al Brasil y lograr un cuarto lugar en el Gran Premio Sao Paolo. En el 90, fue segundo en el Pellegrini de Algenib, que tuvo que ganar en récord para poder derrotar al tordo. Pero El Duce, en ese mismo año, fue segundo tras Edipo Rey en el latinoamericano de Chile. En USA, fue cuarto en el Panamerican Handicap corrido en Gulfstream Park. 

En 1992, La Sonora, aquella corredora alazana de la corta, llega cuarta en la recta del Félix AlzagaUnzué y en 1993, Laredo, 23 años después de la hazaña de Santorín, lograba el segundo Carlos Pellegrini para el Perú, tras monumental actuación de Edwin Talaverano.

Y la serie como todos sabemos se agrandó en 1996, cuando Fregy´s ganó el internacional Jockey Club del Perú, derrotando a un grande de la hípica sureña como lo fue Gran Ducato en otra maestría de Talaverano en su silla. 

Luego el hijo de Combsway, lograría un nuevo Carlos Pellegrini en San Isidro y cuando Kimba ganó en el Pamplona Internacional y después la Copa de Plata Roberto Vásquez Mansilla también en San Isidro.

Y no debemos olvidar que Loveshine fue segunda en el AlzagaUnzué y cuarta en el Ciudad de Buenos Aires, en diciembre del 96 y enero de 1997. Es en este año, que  Fregy´s prosiguió su campaña en los Estados Unidos, y obtuvo un excelente segundo lugar en Ack Ack Stakes, corrido en el hipódromo de Santa Anita.

Splitfire, el hijo de El Duce, fue tercero tras esa estupenda corredora como Madame Equis en el Latinoamericano de 1999, corrido en nuestro país. 

En el 2005, un nuevo mitín internacional en Argentina y Paradisus volvía a ser noticia, cuando obtuvo un cuarto lugar en el Carlos Pellegrini, y Zafín el tercer puesto en la recta del Félix Alzaga Unzué.

Llegó el 2006, y una crack como Baleriana, obtuvo un destacadísimo cuarto lugar, tras Latency, Necessaire y Gal´sHoney en el Latino del 2006 corrido en Maroñas, Uruguay.

Los latinoamericanos le estaban haciendo esquivos al Myrna, pero en el 2008, Deepak con Carlos Trujillo, hizo un de punta a punta inolvidable, dándole por primera vez, este importante clásico internacional a la ecuerie. En el 2009 Bradock, otro hijo de Keseff, obtenía un resaltante cuarto lugar en el Carlos Pellegrini del hipódromo de San Isidro, pero se cobraría la revancha en la misma cancha, cuando se alzaba con la victoria el Latinoamericano del 2011, obtenendo la gloria con Carlos Trujillo en su conducción.

Vale por todo ello el aplauso a todo el conjunto que ha representado el Myrna a lo largo de todos estos años y que tiene como grandes figuras visibles a su propietario quien conduce el haras del mismo nombre y que siempre apostó por lo nacional, y un punto aparte para al maestro Jorge Salas, su preparador.

Salas con la enorme tranquilidad que lo caracteriza y con sus probados conocimientos, es el verdadero cerebro que enhebra las campañas y el sistema de preparación de sus campañas, pero tiene el respaldo de un trabajo que empieza en el haras y luego en un stud, realmente de primera, en donde no falta nada y donde el personal trabaja con marcada disposición.

Y detrás de todo ello, están las adquisiciones que se hacen con indiscutible criterio que como es el caso de las yeguas preñadas que llegaron a Lima y que dieron a Loveshine, Kimba por citar dos ejemplos y de los cruces que realizan en el haras Myrna, con Padrillos y yeguas que han cumplido campaña en sus exitosos colores.

Un ejemplo fue Keseff, en la cual se encuentra una campeona chilena como lo fue Aysha, gran corredora en los años 50’s que fue capaz de correr en punta en el Internacional Jockey Club del Perú, cuando Granadero impuso nada menos que 3’05” en los 3000 metros, es una cabal prueba de lo que afirmamos.

En suma, el stud haras Myrna, es una caballeriza base de los marcados éxitos peruanos y nada más justo que el justiciero elogio a quienes lo han logrado.