EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA


Desde Friné en 1912 hasta Ariso en el 2015, se pudieron ver muchas grandes ediciones de un clásico tradicional y e importante: El Presidente de la República.

NO SÓLO EL DE RÍO PALLANGA

Cuando durante cualquier conversación, surge el recuerdo del clásico Presidente de la República, y con él muchas ediciones memorables. Muchas las pudimos apreciar y otras no, pero pudimos escuchar de nuestros padres o abuelos, lo grande y emocionante que lo fueron. Entre ellas, la de 1956, con Río Pallanga como protagonista.

Para los que tuvieron la suerte de verlo en acción esa tarde de octubre de aquel año, fue toda una verdadera exhibición de medios corredores. Y además, como ya lo relatamos hace poco en su crónica, fue la revancha apoteósica del ídolo, que se había quedado atracado a mitad de camino en un año que parecía iba a ser triunfal de comienzo a fin.

Acordémonos cuando tocamos su historia de aquella participación forzada ante sus hermanos , todos los Postines, en el Gran Premio Nacional de mayo de 1956, que marcó el completo ascenso de Postor al estrellato y la caída del crack, que falto y lesionado como estaba, no pudo soportar el asedio de un llegador que también tenía calidad como lo era el pupilo del stud Pasamayo.

Y luego la reaparición oscura en el “Grau” que aprovechó su compañero de stud Pavello para ganarle a Polly de punta a punta.

Fue en aquel Presidente de la República, cuando Río Pallanga, por fin a punto y además sin que le molestara aún su mano curada, se echó a correr apenas Manuel Torres lo dejó desbordar y lo hizo de tal manera que dejó atrás a Postor y lo hizo perder el placé. Y llevó el récord de la distancia a 2’52”1/5.

Fue sin duda un acontecimiento grande el retorno del pupilo de Alejandro Hernández al recinto del pesaje. La gente que lo quería, se dio el gran gusto de verlo en todo su esplendor. 

CHARRA Y RODOLFO PASTOR

Fue otra recordada edición de esta tradicional carrera, como aquella de la gran atropellada de Charra que con Rodolfo Pastor alcanzó casi sobre la meta a a Copetín e Insuperable, que como cuentan las crónicas de la época, se habían “trenzado” casi desde el incio. Y luego ese “vértigo” como lo llamó el maestro ROBALCA a Guignol, totalmente consolidado, corrió a ritmo de crack y ganó sin apuros en 1953. 

Deming, un argentino  hijo de British Empire y Triumph del Quaker State  ganó la edición de 1959 al vencer a Huari y repetir el “plato” en 1960 derrotando al mismo Huari, en la que fue la última edición corrida en el hipódromo de San Felipe. Se trató de un parejo caballo que luego destacara nítidamente en la reproducción, convirtiéndose de igual forma, en un excelente abuelo. 

LEVIATÁN Y SOMBRERO EN LAS MEJORES DE LOS 60’S


Parsing fue el incuestionable ganador del a edición 1961, y con ello, el primer Presidente de la República corrido en el nuevo hipódromo de Monterrico sobre la arena. En 1962 Perinox, el hijo esperado de Pertinaz, se dio el lujo de dispensar kilos y obtuvo un triunfo sobre Ojo Mágico, quien remató a 1 cuerpo ½ del pupilo del Quaker State, con la monta de Antonio Vásquez. En el 63’ Pepe Pillo, el lindo alazán defensor de la sedas del Whisky, pasaba por el mejor momento de su campaña y obtenía una fácil victoria sobre Flamíguero con la monta de Osaías Fernández, en 2’59”2 para los 2800 metros.

En 1964, Charro sorprendió a todos y aprovechó la pasada que le dio Polaris en la curva. Allí fue donde el hijo de Chivalrie tomó una apreciable ventaja, que le permitió contener el avance de Cuzqueño. Ojo Mágico llegaba en el tercer lugar. 

1965, sirvió para demostrar a un estupendo corredor como Le Voleur ,ratificando que era el mejor de Monterrico y de manera fácil sobre Chocotito a quien le sacó 3 cuerpos a su favor y de paso batía el récord de la distancia en 3’27” para los 3200 metros, dejando fuera de poste a 7 participantes. El hijo de Snob y Linterna, llevó la monta de Pablo Alquinta y cerraba de esa manera un estupendo año.

Luego llegaron dos ediciones de sorpresivas victorias. La de 1966 con Cayetano y Arturo Morales como protagonistas, que vencía a su compañero Donny Boy, en una prueba que se convirtió en un rotundo éxito para las recordadas sedas del stud Nacionalista, que fuera propiedad del entonces embajador de Panamá en el Perú Alfredo Boyd. Y con Tarareadora en el tercer lugar, cuarto Brandal y completaba el marcador Baliv.

En 1967, Grog, daba la sorpresa de aquella temporada y con Osaías Fernández en su silla, le sacaba una cabeza de ventaja al favorito Malhumor y tercera pegada Tarareadora, completando el marcador Zorba y Tronco Móvil. El hijo de Pretexto que entrenó Juan Fuentes, lograba la mejor victoria de su humilde campaña.

Leviatán se había convertido en un caso aparte. Segundo tras Trastevere en las tres coronas, pero segundo de Cosmopolita en el Gran Premio Nacional, lo que preocupaba, porque esa tarde  pareció flojo e incapaz de resolver una carrera. 

Pero don José Morales le puso anteojeras y Adolfo Gonzales lo llevó a la punta desde los últimos 1200 metros en la edición de 1968. Y con el libreto todo cambiado, el hijo de Lohengrín fue un espectáculo y se convirtió en el crack que muchos esperaban. 

Sombrero llegó a diciembre de 1969 en su mejor estado. Y Ricardo Cárdenas lo llevó a la punta y simplemente lo dejó correr. Y como nos cuentan muchos, ya desde que pasaron por la meta desde la primera vez, no había carrera. Y desde la subida  el vértigo que terminó transformándose a 22 cuerpos al segundo que fue Tabasco y en 3’6” para los 3000 metros. ¡Qué bárbaro!.

Un año más tarde, Trini López llegó el Presidente de la República y un estupendo enfrentamiento con ese caballo de “fierro” que se llamó Viareggio. Y en su stud se decidió salir a “matar o morir”. Y el castaño se fue a seguir desde el inicio a Trini López. Era según cuentan, otra pista la de los récords, pero el parcial de Trini López en los primeros 1200 metros fue de 1’10”3/5.

Trini López con un inspirado Arturo Morales, controló angustiadísimo  al valiente y aguerrido hijo de Optimist en los tramos finales.

MAIDENFORM, TRINI LÓPEZ Y SNOW CORT EN LOS 70'S

Doce meses después, Maidenform había hecho noticia de la grande en Buenos Aires y regresó coronada tras su estupendo triunfo en el Dardo Rocha. Lo merecía ciertamente. Pero muchos la querían ver con esa plenitud que había lucido en Palermo y La Plata, y fue esta carrera para que la hija de Nassau diera una extraordinaria exhibición, ya que dejó atrás por más de 6 largos a Adage y a 7 a Viareggio tercero, en 3’10”1/5 para los 3000 metros. La campeona del Emilito había convencido hasta el más incrédulo.

En 1972, Viareggio demostraba que no tenía rivales al derrotar por más de 7 largos a Feat, con Peter Blue tercero y cuarta Flower Girl. El hijo de Optimist del stud Lima, fue conducido por Gonzalo Rojas . Eran los mejores momentos de la campaña de este memorable alazán. 

En 1973, El Visitante un hijo de Signal Rocket del stud Fiesta, quien estaba llegando a la plenitud de su mejor estado, le adelantó la atropellada a Flaminio y se alzaba con el triunfo con Arturo Morales quien estuvo muy acertado en su conducción. Esta carrera marcaba la defección de Tenaz, que ya venía con problemas en su respiración, después de su actuación en el Carlos Pellegrini que ganara brillantemente Santorín.
Biógrafo, cerraba con broche de oro la temporada 1974, obteniendo esta vez, una fácil victoria sobre Cocodrilo, en la que fue un nuevo enfrentamiento entre estos dos colosos. Biógrafo coronaba un estupendo segundo semestre con un internacional incluido. Guillermo Herrera fue su jinete y aquella tarde terminaba como líder absoluto con 200 carreras ganadas en una temporada. 

Llegó 1975 y con él, Rule All, la noble castaña del stud San Esteban,  vencía al favorito Pirineo. Tercero Flaminio delante de Bourbon y fuera de poste Jimmy Bradock. La hija de Jamaicano fue conducida por Marcial Jurado y marcaba 3’35” para los 3200 metros. Cabeto tuvo un desarrollo que lo favoreció de sobremanera y fue el vencedor de la edición de 1976. El hijo de Pedagogue y Evasión, derrotó en reñido final a Torvo, tras estupenda actuación de Arturo Morales. Tercero Jhonny Banana y cuarto Pirineo.

En 1977, el fenómeno Snow Cort, brindaba una magnífica demostración de calidad, ganando prácticamente de punta a punta y dejando a 15 cuerpos a Límite, echándose a correr sólo en los últimos 200 metros, apenas su jinete Arturo Morales le pidió rienda. El hijo de Snow Kid y Cortina, fue una verdadera máquina corredora y aquella tarde quedó grabada como una de las exhibiciones más notables de toda la historia de nuestro turf. Tercero Bon Chance. Cabeto, Torvo, Demanda y Jhonny Banana arribaron fuera de poste.
  

Límite en 1978, obtenía una cómoda victoria y recuperaba el cetro de las pistas, que un año antes se lo había arrebatado Snow Cort. El pupilo que entrenó Sabino Arias, derrotó por 7 largos a Chintalán, mientras que Negrito Lindo arribaba en el tercer lugar. Luego Irish Cofee y Reichmark. El hijo de Leviatán fue conducido por Gonzalo Rojas.

Cuestor cerraba la década de los 70’s, derrotando a Chismoso y Don Leoncio. El hijo de Jamaicano y Rue Royale se adueñaba momentáneamente de la corona que había dejado Chiquirín. Luis Ranilla y Miguel Arteta fueron los profesionales victoriosos de la prueba.  

EL PASTO: ALA MOANA, MISILERO, EL DUCE Y MÁS...

En 1980, trajo consigo el sorpresivo triunfo de Miriada y en 1981, un caballo que lo ganaba todo como Golden From, demostraba que era el crack de Monterrico y uno de los grandes en la historia de nuestro turf, derrotando prácticamente de galope largo a Clarísmo. Tercero Chiquirín y al fondo Comparsa. 

Luego empezaron las ediciones en el pasto que las inició Clarisimo en 1982, quien dirigido por Arturo Morales se llevó prácticamente de punta a punta  el gran clásico, en una competencia que tuvo matices de emoción cuando el tordillo Mameluko “intentó” darle pelea al hijo de Count Claridge, pero este lejos de decaer, le sacó contundentemente  tres cuerpos a su favor. 

En 1983, Ala Moana superando en cuatro segundos el primado que tenía Clarisimo un año antes, ratificaba que era una verdadera especialista del césped y demostró de paso, que su gran victoria internacional en el mitín de Octubre de aquel año, no había sido producto de la casualidad. Ala Moana derrotaba por 1 cuerpo a Eddie López y estampaba 2’48”3/5 para los 2700 en el césped.

Llegó 1984 y ganó Lurín, el hijo de Lord Yabaour y Chavarit, del Stud Bellavista, ratificaba su gran momento en el césped y ganaba el Presidente de la República sobre Prince en una gran demostración con Julio Pezua. En 1985 volvía a la arena y marcó una aplastante victoria de Lutz, quien tomó la punta y dejó fuera de poste a Atrévete y Lady Always con Víctor Hugo Bardales. El hijo de Lord Layabout del stud Atlántico, se había convertido en una auténtica máquina corredora. 

Llegó 1986 y nuevamente en el césped  y vimos el gran retorno de Artigal, quien tuvo que sortear contratiempos y superar en más de tres segundos el récord de la distancia para en un dramático final, ganarle por medio cuerpo a Lurín en discutido final con Guillermo Herrera en lomos y los colores del prestigioso haras San Pablo. 

El hijo de Aldo marcaba 2’55”1/5 para los 2800 metros.
Luego llegaron dos disputadas y a la vez muy buenas ediciones. La de 1987, con King Claridge que en un final de suspenso, pudo apenas superar por nariz a Misilero, que ya comenzaba a dejar de ser el caballo “irregular”, tras una intensa lucha “sin cuartel” en los últimos 300 metros, definiéndose todo en el último salto. Luego en la edición de 1988,dos grandes como Misilero, y El Duce, en la que fue la primera confrontación entre estos dos campeones. La carrera marcó a El Duce como ganador, pero por evidentes cambios de línea ocasionados tanto por El Gurú, compañero de preparación del tordillo, y El Duce en los metros finales, fue distanciado al segundo lugar, arrojando como ganador al hijo de Surrender At Sea.

Un “elegido” como  El Duce, nuevamente como protagonista de primera, se dio el lujo de dobletear cómodamente en las ediciones de 1989 por más de 4 largos sobre Majestuoso y la de 1990 por más de 7 cuerpos a El Ninja.

MUSICALE, KIYO AMI, FREGY´S EN LOS 90’S
  
En 1991 nuevamente se corrió en la arena y un caballo como Musicale, capaz de ganar carreras vibrantes y cargadas de emoción, pero incapaz de hacerlo con lujo ya que le faltaba velocidad, se “salió” de todo contexto, ya que se llevó la carrera de punta a punta, derrotando a su eterna rival Lúcuma que caía con lo justo y con todos los honores. El hijo de Mr. Dud’s, llevó los colores del Polo Norte y la monta de Edwin Talaverano, marcando 2’48”1/5 para los 2600 metros.

En 1992, volvió al pasto como escenario y Colesterol, el noble e ideático hijo de Berry´s Noble del Donanfer, lograba la mejor victoria de su campaña, tras gran atropellada, derrotando a Torre de Marfil, Moza Mala, Picotón, Cardinale y siete especialistas más del césped. Fue conducido por el aún aprendiz Enrique Jurado, el jinete de sus mejores carreras. 

1993 marcó una estupenda generación de especialistas  en la grama. Entre ellos Laredo y Kiyo Ami, y son precisamente estos dos campeones los que definieron un Presidente de la República para el recuerdo. En una carrera brava y dura Kiyo Ami ganaba por distanciamiento a Laredo, quien había batido largamente el récord de la distancia: 2’37”3/5 para los 2600 metros, con Ritmo Criollo tercero y Colesterol en el cuarto lugar. Esta carrera fue el presagio de la gran actuación de la nieta de Roberto en el Pellegrini de ese mismo año, quien fue la liebre de la afamada competencia, ya que enseñó el camino para la posterior consagración continental de Laredo.

En 1994, Artime marcó una sorpresiva como aplastante victoria, cuando llegó a la meta con ocho cuerpos de ventaja sobre My Bid y Julio André que definieron por mínima separación el segundo puesto. El hijo de Artigal y Madriguera de Las Mucas, fue conducido por Víctor Bardales, en la que fue la mejor victoria de su campaña. 

Sky Flight se imponía estrechamente en la edición de 1995. La hija de Stack del Rancho Fátima superó en los últimos 80 metros la resistencia de Billboard y la atropellada de Artime. 

Fregy´s en 1996, llegó con toda la responsabilidad de ratificar su victoria en el Gran Premio Internacional Jockey Club del Perú de octubre de aquel año sobre el chileno Gran Ducato y de afirmar sus posibilidades en el Carlos Pellegrini. Fregy´s marcó el paso con resolución y se llevó la carrera de punta a punta, sin que encontrara mayor oposición de parte de sus rivales. El hijo de Combsway del Myrna, derrotaba por 4 largos a Dancing Action, dejando en el segundo lugar a Julio André, tercero  El Bolo, delante de Pepe Carioca. Luego de esta actuación, Fregy´s se consagraría a nivel continental, al obtener en diciembre una estupenda victoria en el Carlos Pellegrini.


Uno de los triunfos más espectaculares en la historia de esta carrera, aconteció en 1997. Galesa, la hija de Galeno, obtuvo una espectacular y sorpresiva victoria, cuando los competidores de la competencia ya “estaban jugados”. La yegua de la “mancha blanca” fue conducido por un inspiradísimo Ramiro Talaverano en su silla que la condujo al centímetro, apareció con una exhalación, ya que venía última “lejos” en el codo final y  en medio de un final de 37”3/5 para los últimos 600, “pilló” en la meta a Manhattan. Tercero Pepe Carioca delante de Skaxia.

En el 98, Manhattan se sacaba el “clavo” de la edición pasada, y de potente atropellada derrotaba  a El Arba que fue un peligroso puntero. El tercer bolo fue para Goldfield que adelantó a Matute. El pupilo del Emilito, llevó la monta de Edwin Talaverano.

1999, marcó la victoria del norteamericano Sky Marshal, que atropellando en los metros finales por los palos, logró derrotar en dramática atropellada a Tunelero y Forero, con Arak en el cuarto lugar. El hijo de Stack y Fachosa, fue brillantemente conducido por Benjamín Padilla.

CLAPTON INICIÓ LOS 2000

Clapton corrió estupendamente los 2400 metros de la edición del año 2000 y llegaba a la meta con casi 4 cuerpos sobre Sky Marshal, con Mufasa tercero y Perseo, el gran favorito de la competencia, sólo pudo llegar en el cuarto lugar. El hijo de Fly So Free fue conducido por David López para los colores del Myrna y la preparación de Jorge Salas.

En el 2001, Capitán Coraje pasó de correr simples hándicaps de 1000 metros, para comenzar a tender un ascenso importante en las distancias de aliento y transformarse en un verdadero especialista  del óvalo verde. En esta edición sorprendió a más de uno y obtuvo una fácil victoria sobre Frecuencia, Sheba y Nangano, verdaderos especialistas de la pista. 

Llegó el 2002 y Forero en su mejor forma, venció de potente atropellada y casi en el disco a Campbell que perdía una carrera sin nombre. El noble hijo de Forte y Noble Queen del Rancho Fátima, llevó la monta del aún bisoño Carlos Trujillo. 

En el 2003, Cabulera, una hija de Prospector’s  Cap y Sugestiva, ratificaba su gran momento y lograba derrotar a Dictador, Laudable y Retruque que completaban el marcador. La defensora de la sedas del Maria Sophia, fue conducida por Juan José Enríquez. En el 2004, Lancho corrió como todo un campeón y derrotó a otra verdadera especialista del óvale verde como Loca Amy. Tercero arribaba Por Algo Será  y completaba el marcador su compañero de stud Leonidas. El hijo de Laubali y Sky Thrill del Rancho Fátima, fue conducido al Benjamín Padilla, marcando 2’30”1/5 para los 2400 metros en el pasto.

En el 2005 Paradisus probaba ser capaz de afrontar pruebas en arena y césped; fondo y velocidad, imponiéndose en el Presidente de la República. El cronómetro se detuvo en 2.29.4 para la milla y media y tuvo a Carlos Trujillo en la silla.

Segundo triunfo consecutivo del Myrna, gracias a Davidov. El hijo de Fregy's logró ser el mejor en la edición de esta competencia que se disputó en el 2006.

Final dramático tuvo la edición 2007 del Presidente de la República. Dushanbe derrotó a Al Kadir, Pacasmayo y Deepak en la milla y media de esta carrera.

Farushenko marcaba tremenda sorpresa en la edición 2008 del Presidente de la República. El argentino, hijo de Roy, derrotaba a Al Kadir, Dushanbe y un destacado lote de ejemplares del césped en los 2,400 metros de esta competencia.

Zeide Isaac ganaba la edición del 2009. El hijo de Freud seguía haciendo grande su historia.

Farushenko volvía para adueñarse del Presidente de la República por segundo año en su campaña. El del Harem era especialista en la distancia.

Almudena apareció para adjudicarse uno de los tantos éxitos en Perú. La hija de Silver Planet se impuso en la edición del 2011 del Presidente de la República.

En el 2012, Cubage derrotó a Gocek, Zeide Isaac, Chispeao y un lote importante de ejemplares en un final no apto para cardiacos.

Ayahuasca se despidió de Monterrico ganando el Presidente de la República del 2013.

Sotil fue el mejor en el 2014 y el año pasado Ariso se anotó la mejor victoria de su destacada campaña.