TUNELERO: UN CRACK DEL VERDE


Vale el recuerdo de un castaño nacido en los Estados Unidos e hijo de Timeless Native en madre Magestic Light, que se fue afirmando poco a poco como un estupendo caballo de la pista de césped desde que tuvo 3 años, en 1998.

Tunelero incluso corrió muy bien en el Carlos Pellegrini de aquel año, cuando Coalsak adelantó a los cracks brasileños y cuando el alistado por Carlos Gastañeta para los colores del Vical, que condujo aquella tarde Edwin Talaverano, llegó a sólo 4 ½ cuerpos del pupilo de Juan Carlos Bianchi.

GANADOR CLÁSICO A LOS 2 AÑOS

Tunelero, tuvo un buen debut en setiembre del 97, al llegar tercero, tras Domecq y Pullman en no perdedores sobre 1200 metros en la arena, para dos meses más tarde, salir de perdedores en la misma pista y distancia, derrotando por más de un cuerpo a Cletus con la monta de Alfredo Clemente y colocando 1’14”3 para la distancia.

Sin embargo, Tunelero sería ganador clásico a fines de aquel año, y se impuso en los 1500 metros del clásico “Galeno” superando a Rufino, siempre con Alfredo Clemente, en la que fue su primera incursión en la pista de césped y el escenario que lo marcaría como crack. Milliun, Performer y Sir Clareimont completaron los bolos.

CON LOS MEJORES 

Y Tunelero, ya “pintaba” como potrillo serio, y si bien es cierto, venía de ganar en el césped sin angustias, es que salió a enfrentar los mejores en los 1500 del “Manuel Químper” en la arena, como paso previo a la Polla de Potrillos, en la que sería su prueba de fuego, ya que enfrentaría a animales de la talla de Trovador y Mike The Tiger, dos de los tres potrillos que terminaron definiendo el “Selección de Padrillos” de inicios del 98 y de Grozny, el impresionante hijo de Privato que había demostrado en sus actuaciones previas, que era un potrillo que “se las iba a traer”. La carrera marcó la superioridad de Grozny, que cada día impresionaba más, y carrera en donde Tunelero, nunca desentonó del todo y obtuvo valientemente  el cuarto lugar.

Un mes más tarde, desentonó en la milla de la “Polla de Potrillos”, al llegar octavo de Grozny, que se afirmaba como líder indiscutible de la generación. Es ese momento en que el alto comando Vical, decide intentar suerte con el hijo de Timeless Native en competencias sobre el pasto.

Es así que en mayo, corre los 2000 metros sobre el césped del clásico “Empery”, que tuvo a Performer como sorpresivo ganador, y en la cual Tunelero pudo arribar en el tercer lugar, aunque siempre estuvo cerca al llegar a ¾ de cuerpo del ganador, reclamando el triunfo en un planteo que no se le dio como hubiera sido el ideal.

Pero poco después, logró ganar los 2200 metros sobre el pasto, del clásico “Laredo” en donde llegó como una de sus figuras estelares. Tunelero, esta vez montado por Edwin Talaverano, ratificaba que le gustaba la pista y que podía ser un protagonista de verdadera importancia en ella, y es que el pupilo de Gastañeta tuvo una linda posición durante toda la carrera y además la posibilidad de correr sin perder terreno, pero también tuvo paso y final, ya que llegó la atropellada de Noah que el castaño pudo controlar.

Luego en junio, pudo llegar tercero, tras Rufino y Performer, en los 2400 del “Postín” y poco después obtener un triunfo en los 2000 del “Fuerza Aérea Peruana”, todos en el césped, derrotando a Frazer y Baclawa.  Tunelero estaba alcanzando su consolidación física, y esto lo demostró porque no sólo mantuvo posiciones, sino que las mejoró. 

CONTROVERSIAL GRAN PREMIO NACIONAL

Posteriormente llegó en línea con Matute en los 2800 metros del “Gran Premio Nacional Augusto B. Leguía”, en la que Matute fue el ganador y fue distanciado a las 24 horas después de haberse corrido la prueba.

Fue una carrera muy movida desde sus inicios, porque Lustro y Grozny  que realizaron una verdadera batalla en pos de la punta y en parciales realmente duros,  y fue así que llegaron a los últimos 1200 metros, que todo varió, como se veía suponer, porque la marcha de los punteros decayó, y porque comenzaron a avanzar en “bloque” los especialistas de la pista. Grozny ya dejaba de ser rival y se lesionaba, y Sandra que parecía que iba a ser la primera en dominar pero no pudo hacerlo y se quedó en las patas de Lustro, en momentos que Splitfire comenzó a dominar las acciones y Matute pasó sin problemas al segundo lugar. Y mientras esto sucedía Tunelero quedaba en la baranda tercero y tras los puteros en los que se apreciaba que el Ruan And Deliver del María Angola iba con mucha mayor energía.

Fue así como ingresaron a la recta final y Matute dominó sin dilación a Splitfire y se fue en pos de la meta seguido de Tunelero que comenzó a arreciar y que a 100 metros ya estaba en el anca del puntero y que al llegar a la meta lo hizo apenas a nariz en medio de un final de reclamo, porque Matute varió sus líneas aunque sin llegar a estorbar, creemos, al pupilo del Vical.

El fallo comisarial ante el reclamo de Edwin Talaverano, Jinete de Tunelero fue desestimado, dando el conforme de la competencia, aunque hay que ser sincero, cualquier fallo, hubiera dado motivo a una discusión. 

Pero nadie se esperaba que este reclamo surja efecto y se oficializara 24 horas después, ante el reclamo del alto comando del stud Vical. ¿Había alguna vez un caso similar en las historia de la hípica peruana?. Nunca que recordemos. El caso de Propina – Tolpán no fue así. Los propios comisarios habían distanciado a la yegua y fueron uno o dos miembros, que no estaban en la toma de decisión, los que declararon por su cuenta conforme. 

Entonces los propios comisarios, renunciaron y precipitaron que el Directorio abalara la decisión que ellos ya habían tomado en la tarde de aquel domingo, es decir, al día siguiente.

Es por eso, que nunca se había dado que ningún consejo directivo le enmendara la plana de un comisariato y cambió al día siguiente el resultado de una carrera, colocando a Tunelero como el ganador de la misma.

Entonces emitieron  un fallo pensado, razonado, discutido, y por ende, totalmente válido, que se cuestionó pero que de ninguna manera conllevó a cambiar el resultado por más que se pueda haber dicho, que el Consejo Directivo está facultado para hacerlo. Por supuesto que lo está, pero para casos rarísimos como el del año 1959 nunca repetido, y para finales como la de este Gran Premio Nacional.

Posteriormente en octubre, Tunelero fue tercero tras Goldfield y El Arba en los 2000 metros del “Almirante Grau” en el pasto, en una carrera en la que el hijo de Timeless Native, se quedó sin planteo y de allí lo llevaron a la arena, en los 2400 metros del “Jockey Club del Perú”, que dominó El Pispa y en el cual Tunelero llegó en un buen segundo lugar.

PELLEGRINI Y NUEVO AÑO

Llegó después su encomiable actuación en el Carlos Pellegrini que describimos líneas arriba y ya en 1999, el pupilo del Vical se impuso sobre su compañero Concretero en los 1900 metros del Baldomero Aspíllaga en el césped con Renzo Morales. Aquella tarde atropelló por fuera, en forma espectacular en los tramos finales, obteniendo un triunfo a base de calidad y en junio fue tercero de Matute y Black Coffey en los 2300 metros del clásico “Comercio”, éste en la pista de arena.

En agosto, ganó los 3000 metros del clásico Santorín sobre el césped, postergando a Goldfield, y a Manhattan en la que se  trató de un clásico parejísimo y además enredado, con una estupenda actuación de su jinete David López. Y poco después, llego tercero encima en los 2400 metros del “Presidente de la República” que ganó Sky Marshal sobre Forero.

SUS MEJORES VICTORIAS

Tunelero comenzó el año 2000 siendo tercero tras Forero y Nagano en los 2000 metros del “Cuidad de Lima”. Fue a partir de esa carrera cuando el pupilo de Gastañeta comenzó a adquirir un mejor manejo de carrera y la aceleración que fue en algunos casos su talón de Aquiles, en el Pellegrini no pudo quedar libre justamente por eso, y comenzó a afirmarse como el líder de la pista y en un caballo de primera.

Y ganó a fines de enero los 2000 del “Enrique Meiggs”. Tunelero corrió estupendamente, contando con otra magistral conducción de David López, ya que tuvo una mayor velocidad que lo llevó a estar cerca desde el comienzo y que posibilitó que dejara de ser el galopador que llegaba de atrás para convertirse en un protagonista que estaba cerca de los punteros, cobrándole la revancha a Forero a quien lo derrotó por medio cuerpo, dejando tercero a Ubiratán, seguido de Begonia, Emirato y Bertrina. 

Posteriormente enfrentó a Fabre, el Farallón del stud Restitución, en los 2400 metros del “Aniversario de la Fundación del Jockey Club del Perú” , en la cual cuando iban corriendo en la recta del frente con Aniquilador en la punta, y con Fabre segundo y Tunelero tercero, se pudo pensar en algún momento que las ventajas las pudo tener el descendiente de Farallón y de echo las tuvo, cuando en el codo final el que avanzaba era Tunelero. 

Pero fue en esos momentos en que se vio a un castaño dominador y exhibiendo una capacidad de salida con mucha potencia y apenas fue exigido por David López, el castaño se enfiló hacia la meta para derrotar a Fabre por 2 cuerpos y dejar alejados a Aniquilador que lo hacía a 10, con Kuntur y Jut So a continuación.

A comienzos de abril estuvo delante de Chatarreira, una gran corredora hija de Destinado que dominaba el césped a la perfección, en los 2600 metros del “Baldomero Aspíllaga”, clásico que ya había ganado un año antes, y el 30 del mismo mes, dejó cómodamente atrás a Kuntur por más de 6 largos en el clásico “Dos de Mayo”  siempre con David López en su silla. Tunelero ya era crack indiscutible de la pista. 

Luego lo llevaron a la arena para intentar los 2200 metros del tradicional clásico “La Copa” y terminó escoltando a su eterno rival Matute, pero posteriormente volvió al césped y le costó correr los 1800 metros del “Pedro García Miró”, fue por ello que no tuvo la potencia que si tuvo Carusso Jr. que lo aventajó por sólo una nariz, pero pese a ello cayó peleando, Pero luego en la misma  pista, ganó en gran forma los 2000 del Miguel A. Checa Eguiguren en 2’01”2/5, en la cual tuvo un planteo perfecto para sacar a relucir su tremenda regularidad y lo bien que respondía en el césped, aparte de su ya probado poder de definición, con la monta que se hizo habitual en él, la  de David López, derrotando a Mufasa con quien disputó palmo a palmo la carrera en los últimos 150 metros ,aunque ya con la superioridad del hijo de Timeless Native que terminó de dominar y ganó fácilmente por más de dos cuerpos.

Tunelero se quedó sin intentar su segundo clásico Santorín porque le atacó la dura y pertinaz dermitis, que lo sacó drásticamente de toda actividad cuando estaba pasando por el mejor momento de su campaña. La enfermedad fatalmente terminó con su vida.

CONSIDERACIONES

Tunelero fue un caballo sólido, serio, ganador que se fue consolidado en el transcurso de su campaña como un ejemplar de primera, y lo fue sin duda alguna en la pista de césped. Creemos que es estricta justicia recordarlo.

LA CAMPAÑA



EL PEDIGREE


VIDEO