TRINI LÓPEZ: EL HECHIZO DE UN CRACK


Al hablar de caballos que hicieron historia en nuestro turf y que perduran en la mente de muchos aficionados, a pesar del transcurrir de los años, es porque nos “marcan” de por vida. Uno de estos elegidos se llamó Trini López.

Entonces, recordemos que Trini López, un hijo de Bell Hope y Trinitaria, nacido en el haras El Turf de Argentina, perteneció a la generación de 1968, y fue un caballo que tuvo un éxito incalculable, aún en la longevidad.

SUS INICIOS

Al ser importado, no estuvo sometido a los durísimos “traqueteos” de las carreras selectivas, llámese Polla, Ortiz, Derby y Gran Premio Nacional, ya que por esas épocas, los caballos extranjeros no podían participar en las Coronas. 

Importado por el ecuatoriano Federico Ward, propietario del stud Chantilly, fue puesto en manos de José Morales para que se encargara de la preparación del castaño. 

Y Trini López, aún falto físicamente, estuvo en condiciones de debutar con la monta de Pedro Morales,  la tarde del 31 de febrero de 1968, cuando llegó segundo tras Ca D’Oro, que ganaba en su debut, de un viaje en 1’14”2 para los 1200 metros. 

En su siguiente, cayó en forma angustiosa ante Patrick, un hijo de Postín del stud San Ernesto, que tras un desarrollo demasiado violento, pudo aventajar al Bell Hope por sólo ½ pescuezo, dejando tercero a Norman y cuarto Sun Sport.

SU PRIMER TRIUNFO


Sus actuaciones ya insinuaban que se trataba de un potrillo de grandes condiciones, y es así que 15 días más tarde, siempre con la monta de Pedro Morales, disputa su respectiva condicional sobre 1300 metros y pudo sacarle más de un cuerpo a Big Shot que fue su principal enemigo. Pedro Morales al percatarse de esto, no le dio tregua desde la partida y como consecuencia pudo derrotarlo en los tramos finales.

Big Shot que había dominado en la curva, se rindió al debut. Tercero llegaba Leopardo. Más atrás El Faro y Peregrino.

Luego ganaría su segunda competencia, esta vez montado por Arturo Morales que llegaba por primera vez a sus controles, derrotaba a Leopardo que fue el favorito de la prueba, estampando 1’33”1/5 para los 1500 metros.

El Bell Hope ya estaba para grandes cosas. Y es así, que el alto comando del stud Chantilly, decide enfrentarlo a los mejores en los 1500 metros del clásico “Augusto N. Wise”, entre los que se encontraba Cauchero, un hijo de Carter´s Imp del stud Los Fresnos, que se había mantenido invicto en sus dos primeras presentaciones, dejando una buena impresión. Y junto con ellos los argentinos Ca D’ Oro que ya lo había ganado en su debut, Big Shot, Vitempost, Defensor, Limero y Tantalio.

Esta vez montado por Jorge Guajardo, Trini López no pudo realizar su tren, ya que Cauchero salió a correr muy fuerte, y en los 900 metros avanzó sin mayor esfuerzo sobre Defensor, pasándolo casi de galope. Al final derrotó por casi 3 cuerpos Vitempost, mientras tercero a cuatro cuerpos remataba Trini López, adelantando por cabeza a Tantalio.

EL SELECCIÓN DE POTRILLOS

En Julio, salió a competir en los 1600 metros del clásico “Selección de Potrillos”, en los cuales el pupilo del Chantilly, salió a enfrentar a los mejores potrillos peruanos, en la carrera previa a los que sería la disputa de la Polla de Potrillos. Arturo Morales volvía a sus controles, y enfrentaba a  caballos de la calidad de Trastevere que después de tres excelentes triunfos en el “Estreno”, “Manuel Químper” y “Los Haras”, cayó decorosamente ante el valiente Cosmpolita en el clásico “José Olaya” y luego tomarse la revancha para derrotar a Cosmopolita en el “Carlos Watson”. Y era precisamente Cosmopolita, el Licor y Pao Pei del Rosa Mercedes, otro de los bravos rivales que tomaba parte en la carrera. Y con ellos Parigual, Porsche, Tandil y el argentino Vitempost.

La carrera sirvió para demostrar que Trastevere era el principal candidato a hacerse de la primera Corona de los potrillos, ya que corrió brillantemente en la punta y se tomaba la revancha sobre Cosmopolita a quien volvía a derrotar, pero esto vez de forma holgada por 6 largos. 

Vitempost tercero y Cuarto a 18 ½ , Trini López que corrió dando ventajas, ya que tuvo que “lomear” 58 kilos.

Definitivamente, había sido una carrera sumamente dura para el pupilo de José Morales y en 15 días, ya estaba inscrito nuevamente en una condicional sobre 1500, carrera en la cual el castaño sintió el esfuerzo del clásico pasado y más los 58 kilos que nuevamente tuvo que llevar, sólo pudo llegar en un opaco cuarto lugar, tras Parizot que se alzó con el triunfo, Kokotito y Secreto.

Un mes  más tarde enfrentaría a Kokotito que se estaba convirtiendo en un especialista en las distancias intermedias, y así el Bell Hope pudo llegar segundo a ¾ de cuerpo tras el hijo de Celtíbero que tuvo que estampar 1’18”4 para los 1300 metros para poder ganarlo. Vitempost remataba en el tercer lugar. 

Treinta días más tarde, sale anotado en una condicional sobre 1800 metros, en la cual Trini López, vino en un duelo suicida con Cauchero, cosa que benefició a Tantalio, un hijo de Parsing del San Esteban quien dominó con facilidad conteniendo sin apremio a Tweed, mientras el descendiente de Trinitaria llegaba tercero. 

Pero la recuperación del castaño, llego siete días después, cuando se impuso en los 2000 metros del Premio “Libertador Mariscal Castilla” ante gran actuación de su jinete Arturo Morales, venciendo al favorito Parizot, en una carrera en donde pudo tomar la punta, aprovechando que sus rivales de turno no lo esforzaron, pudo hacer el tren que le convenía y cruzó la meta con más de un cuerpo a su favor en 2’6”3, mientras que Tantalio llegaba tercero, luego Embustero y Florentino.

NUEVO TRIUNFO CLÁSICO

La recuperación del castaño del Chantilly era cada vez más notoria. Y esto se manifestó cuando derrotó por una cabeza Tantalio en los 2200 metros del clásico de los Propietarios, carrera en la cual el hijo de Bell Hope tomó la punta y se vino hasta la meta. 

En diciembre fue inscrito en los 3000 metros del clásico “Hipódromo de Monterrico”, enfrentando a los mayores en donde destacaba nítidamente Brandal, el argentino hijo de Brandig del stud La Pampa, que se había convertido en el crack de las pistas en el segundo semestre de 1968.  Y con ellos, la figura de otro corredor animal como Arrabal que reaparecía después de un año y medio, tras una fuerte lesión en una de sus manos.  La carrera confirmó a Brandal como crack de Monterrico, derrotando a Olmaden, mientras que Trini López sólo pudo arribar en el sexto lugar.

UN NUEVO AÑO


Llegaba 1969, y Trini López salió a comienzos de enero, en una nueva condicional, esta vez sobre 1800 metros como claro favorito, pero fue derrotado por Técnico que se presento con fuerza en la recta final, aprovechando la lucha sostenida que el pupilo de José Morales tuvo con Ca D’ Oro que llegó en el tercer lugar. Cuarto Secreto y quinto Skylark.

Pero siete días más tarde se recuperó al derrotar a Salario en los 2200 metros del clásico “Comparación” y 14 días después salió inscrito en los 3200 metros del “Ciudad de Lima” y le hizo frente a Leviatán que había tenido un consagratorio triunfo en los 3000 metros del “Presidente de la República” de a finales de 1968, cuando derrotaba por más de 10 cuerpos a Tronco Móvil. Pero también se encontraban Cosmopolita, Tronco Móvil, Olmaden, Pechugón, Reservista, Grog y Salario, es decir, un lote totalmente respetable de los mejores fondistas de ese momento. Aquella tarde, el hijo de Lohengrin fue un verdadero espectáculo, ya que  corrió como un verdadero crack y dejó regados a sus rivales, incluyendo Trini López que llegaba en el tercer lugar pero a más de 23 cuerpos, tras Cosmopolita que fue el segundo de la carrera.

Trini López reapareció en marzo a disputar los 2000 metros del Premio “República de Venezuela”. Esta vez con el chileno Sergio Vera, corrió como al él le gustaba, adelante, pero esta vez luciendo garra en los metros finales para defenderse de la carga de Kokotito que cedió el placé en los últimos 50 metros ante Tantalio. Olmaden le quitaba el cuarto puesto a Sombrero.

Y 30 días más tarde, derrotaba a Kokotito en los 2000 metros del “Enrique Meiggs”, pese a que el hijo de Bell Hope no salió bien de la gatera y su jinete Sergio Vera se vio obligado a correrlo a la expectativa. Y como consecuencia de ello, Trini López encontró crecido en la punta a Kokotito, costándole trabajo dominarlo y ya cuando pasó adelante, tomó claras ventajas con las que pudo encontrar la victoria. Tweed llegaba tercero delante de El Pescador y El Comando.

Pero 20 días después, bajo a la milla del clásico Marcial, y se enfrentó nuevamente a Kokotito, convertido ya en un verdadero especialista de la distancia y lo derrotó por más de tres largos. Luego Propulsor y Tempting. 

En junio, y con la vuelta de Arturo Morales a la silla del castaño, disputó los 2300 metros del “Alfredo Benavides”  y tras tomar la punta, soportó los constantes ataques de Pipach, y cuando logró desengañarlo, vino en ataque de Olmaden por fuera, protagonizando unos 200 metros de verdadero drama, en el cual el defensor del Chantilly, pudo cruzar la meta con ½ cuerpo a su favor. 

A finales del mismo mes, Trini López conquistaba una impresionante victoria en los 2400 metros del clásico “Jockey Club del Perú”, a pesar que no había picado bien, pero a 200 metros ya estaba adelante. Y cuando desengañó a Khartoum, prácticamente terminó la carrera. Desde los 1000 metros Trini López comenzó a separarse para ingresar al derecho con muchos cuerpos a su favor, en las cuales Morales tuvo que limitarse al ritmo en los finales. Al final fueron por 12 cuerpos a su favor sobre Olmaden. Tercero Tweed delante Konzil. 

Trini López se consagraba como el crack de las pistas, protagonizando  un verdadero espectáculo.

EL INDEPENDENCIA

Un nuevo duelo se avecinaba con ocasión del tradicional clásico “Independencia” , esta vez con Sombrero, el hijo de In The Gloaming del Santa Lucía, al cual Trini López ya lo había derrotado claramente en el “República de Venezuela” pero que por algunas complicaciones en su training, no le habían permitido rendir todo  lo que era capaz y que el descanso que le dieron, le sirvió de curación de un problema que tuvo en la mano y que después de ese cuarto lugar en el clásico que mencionamos, solo sabía de victorias

Y aquel memorable Independencia, corrido aquella vez en 2500 metros, sirvió de marco para el encuentro entre estos dos grandes caballos. Trini López “cargaba” 59 ½ kilos, por 53 ½ Kilos de Sombrero.

Esto se dio a notar en la carrera, porque mientras Sombrero era impecablemente colocado por Ricardo Cárdenas en el cuarto Lugar, Trini López  cargaba con el tren violento de la carrera, ya que no pudo tomar la punta porque Konzil con sus 49 ½ kilos, salió a  morir en el comando. A la altura de los 1600, Konzil seguía en la punta con un trini López en el segundo lugar pero encajonado pero sin mayores problemas. Fue poco después que Sombrero apurado por Cárdenas, comenzó a apretar el paso. Y al ser apurado, pasó como una luz en el comando, dejando atrás a Konzil, que a esas alturas, dejaba de ser enemigo.

Al pasar a la punta, Sombrero y al comenzar a decaer Konzil y Pipach, Trini López quedó libre por el medio y junto con Entuerto, comenzaron a subir en busca de la punta, entonces, Trini López y Entuerto, juntos como un solo caballo, fueron a apremiar a Sombrero y faltando 900, Ricardo Cárdenas volvía a armar a Sombrero y al entrar a los 600 el In TheGloaming volvía a sacar diferencias sobre Trini López que se colocaba segundo, siendo estas notales al cruzar el disco. Trini López caía con todos los honores, porque le toco un desarrollo violento y sin contemplaciones, dispensando también una ventaja en los pesos. Tercero Embustero que dejó cuarta a Meantime. Completaba la torre Tweed.

Pero todo no que allí. Prácticamente un mes después, Trini López montado siempre por Arturo Morales, derrotaba a Olmaden, Brandal y Tweed en los 2600 metros del clásico “Comercio” en récord para la distancia 2’42”2/5. 

Y cuando alcanzaba una gran producción, tuvo que ser curado de un nudo y descansó hasta Febrero de 1970.

ESTUPENDO 1970

Trini López sostuvo a lo largo de ese año, una agotadora como brillante campaña. El Bell Hope, aún falto, reapareció en los 1800 metros del premio “Ventisco” y fue vencido por Kokotito, perdiendo el placé en la meta por Tronco Móvil, y en el mismo mes,  derrotaba a Landlord en los 2200 metros del “Comparación”.

SUS DUELOS CON VIAREGGIO

Viareggio, el argentino hijo de Optimist y Suavecita, que lucía los colores del stud Italia y que estaba preparando Oswaldo Salaverry. El había comenzado en la milla del “Ismael Ganoza Chopitea” y había ganado en 1’35”1/5, por algo más de un cuerpo sobre un excelente medio fondista como lo fue Kokotito, un hijo de Celtíbero del stud Alsy, y a la semana corrió la recta del “Pegaso” y dejó atrás a Defensor en nada menos que 55” y fracción en los 1000 metros.

A los 15 días, Horacio Barbarán, quien lo había dirigido ya en la recta del Pegasso, se quedó un poco en la subida de la milla del “Consejo Distrital de Surco” y Kokotito no lo perdonó y lo terminó controlando por medio cuerpo en 1’37”, para los 1600 metros, y a la semana, bajó a los 1200 del “Santiago Acuña” y postergó por más de 2 cuerpos a Toro, en 1’10”2/5. Viareggio no paraba, y a mediados de Marzo, Defensor largó muy buen y lo derrotó por escaso margen en el “Velocidad”, pero dos semanas más tarde subió a los 1700 metros del “Especial Nitouche” y se cobró una vibrante revancha sobre Kokotito, corriendo en 1’42”1/5, que era récord, y con la monta de Sergio Vera.

Fue a los 30 días, comienzos de Abril, cuando subió a los 2000 metros del “República de Venezuela” y comenzó a encontrarse con Trini López y lo terminó ganando en gran final, dando el inicio a una serie de grandes carreras entre ambos. Y un mes más tarde, se enfrentaron nuevamente en los 2000 metros del “Enrique Meiggs”, carrera que Ganó Viareggio por algo menos de dos cuerpos al Bell Hope, tras gran labor de Sergio Vera y tercero remató El Shipibo, que era otro buen clasiquero argentino, aunque inferior a los dos primeros.

Un tercer encuentro se llevó a cabo un mes más tarde, en los 2400 metros de un nuevo Jockey Club del Perú, en la cual el pupilo del Chantilly tuvo un tren a su favor, tras gran habilidad de Arturo Morales, quien no lo corrió en la punta y lo que produjo que Viareggio pasara frente a las tribunas completamente tendido. Entonces, Trini López al pasar al comando, se enfiló sin problemas hacia la meta, con dos cuerpos a su favor sobre el hijo de Optimist. Tercero Tweed, delante de Milpo y Feudal.

Lo que siguió fue la confirmación que Trini López, era el mejor de las pistas. En julio tuvo una fácil victoria sobre Tweed en los 2500 metros del clásico “Independencia” en un nuevo récord en la distancia 2’34”2, para luego volver a vencer al hijo de Again al galope, aunque con susto,  en los 2600 metros del clásico “Comercio”, también en récord: 2’41”.

NUEVOS DUELOS CON SOMBRERO

Luego realiza una serie de clásicos con Sombrero, quien reaparecía luego de una lesión a uno de sus tendones. En medio de un duro “Alfredo Benavides”, y Trini López totalmente enseñoriado y con el cetro absoluto de las pistas de Monterrico, mostro que era un gran corredor. Sombrero quien fue montado por Sergio Vera, vendió cara su derrota ya que nunca cedió, alcanzando un vibrante y dramático segundo lugar a sólo ½ cuerpo del Bell Hope, que tuvo que “correr” para poder ganarlo e implantar un nuevo récord en la distancia, 2’32”2, para los 2500 metros.

Un mes más tarde Trini López lo volvió a enfrentar, en los 2800 metros del tradicional clásico “La Copa”. Montado siempre con Arturo Morales, lo derrotó claramente,  aventajándolo por un poco más de tres cuerpos e implantando nuevamente, un nuevo récord en la distancia 2’54”. Sombrero ya demostraba problemas físicos y con un tendón que definitivamente le hacía tener estragos en su producción.

Luego llegaría la disputa de los 3000 metros del “Hipódromo de Monterrico”, en la cual Trini López, reafirmó su brillante momento, derrotando por tres cuerpos a Tweed, mientras que Norodom terminaba tercero y Sombrero, totalmente batido y lesionado, remataba fuera de poste.

MEMORABLE PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Definitivamente, cada vez que Trini López y Viareggio median fuerzas, el que salía ganando era el público aficionado con carreras que eran sensacionales. Y una vez más, estos dos cracks medían fuerzas en los 3000 metros del clásico “Presidente de la República” de a finales de 1970. En esta ocasión, el triunfo le correspondió a Trini López, reteniendo su título de crack. Viareggio fue un digno rival y fue abatido con todos los honores.

La competencia alcanzó contornos dramáticos desde la partida, pues Viareggio salió adelante y de inmediato Trini López fue a seguirlo, en lo que fue prácticamente un duelo entre ambos ejemplares. Cuando Trini López superó a Viareggio al pasar por primera vez a la meta, parecía que el hijo de Optmist había renunciado a la carrera. Pero en la curva fina, Viareggio volvió a la carga y se vino casi en una línea con Trini López en todo el derecho, sorprendiéndoles la meta con pequeña ventaja a favor del pupilo del Chantilly. 

Ya en 1971, en enero hubo otro espectacular encuentro entre ellos dos. Los 3200 metros del clásico “Ciudad de Lima”, en el cual brindaron un sensacional encuentro, y en un planteamiento en el cual el Bell Hope se benefició con gran actuación de su jinete Arturo Morales. 

Desde la partida Viareggio y Trini López lucieron sus colores al frente. Parecía que el emocionante duelo del clásico “Presidente de la República” se repetiría. Sin embargo, no se contaba con lo que iba a realizar Palatino, tratando de aprovecha el bajo peso con el que fue, salió a imponer condiciones y el jinete de Viareggio, Horacio Barbarán cayó en el juego, pues se puso a pelear con Palatino, justamente lo contrario que hacía Morales al quedar tercero con Trini López.

Esta pelea inicial, duró 700 metros. Recién allí dejó pasar Barbarán a Palatino. Poco le duró el respiro, pues Morales vivamente hizo un amago de tratar de acercarse a Viareggio, obligando al jinete de Viareggio a apurarlo nuevamente en la recta del frente, encontrando todavía resistencia de Palatino.  Una vez que quedó adelante, ya Trini López estaba a su lado.

Y en una recta final para la historia, Viareggio con Horacio Barbarán, mantenía ventajas sobre Trini López que no podía acercarse. Recién en los últimos 100, al “flaquear” Viareggio, apareció Trini López para superarlo en la propia raya. Tweed llegaba tercero delante de Palatino. Luego Norodom, Río Santa y Peter King.Trini López marcaba 3’23”, en un nuevo récord para la distancia. 

Trini López volvía a enfrentar a su eterno enemigo, Viarregio, en los 2400 metros del clásico “Bodas de Plata del Jockey Club del Perú” de a finales de Febrero, pero esta vez protagonizaron un enfrentamiento sin cuartel, acontecimiento que fue aprovechado al máximo por Embustero, el hijo del Guignol que vino de al fondo dando una gran sorpresa, para derrotar a Peter Blue, que le quitaba el placé a Trini López. El esfuerzo había sido grande para el castaño de José Morales, que volvió a ser nuevamente puesto de para, porque volvió a lesionarse.

SUS ÚLTIMAS TRES CARRERAS

Trini López  reapareció casi al año para hacer sus tres últimas salidas a la pista. La primera de ellas en enero de 1972 con ocasión de la milla del “Ismael Ganoza Chopitea”, cuando cayó derrotado por Suche que se llevaba la carrera de punta a punta. Como era lógico, Trini López había sentido la “larga para”, pero al mes, aunque con mucho esfuerzo, pudo derrotar sólo por cabeza a Susurrando en los 1800 metros del Premio “Ventisco”.

EL ANIVERSARIO DEL TURF NACIONAL

Luego llegó un esperado  enfrentamiento entre Trini López, Viareggio y Manidenform, la formidable hija de Snow Crown y Nassau, que en noviembre de 1971, tras haber obtenido un destacadísimo tercer lugar en el Carlos Pellegrini, logró una estupenda actuación al obtener la victoria el Gran Premio Internacional Dardo Rocha, corrido en la Plata, Argentina, sobre el argentino Fustazo.  Ya en 1972, la pupila del Emilito, había tenido una triunfal reaparición en los 3200 metros del “Cuidad de Lima” cuando derrotó a Mi Furia y poco después derrotó a Mitsuoko en los 2000 del Premio “Pamplona”.

Trini López totalmente curado y sano, salió a tomar el comando de la carrera y se llevó la carrera de punta a punta, pese a los intentos vanos de Maidenform en intentar acercársele. Al final el Bell Hope cruzaba el disco con más de 6 cuerpos a su favor sobre la siempre valiente yegua. Tercero Viareggio, delante de Cotillón y Palatino. 

El campeón, realizaba la última carrera de su campaña y se enfilaba para iniciarse como reproductor en el recordado haras Jesús del Valle, que ya lo había adquirido como semental, antes de esta última carrera.

CONSIDERACIONES
¿Qué fue Trini López?. La respuesta es sencilla, un crack de Lujo, que “lomeando” altos pesos dio espectáculo y en una cancha dura, tiene hasta el día de hoy  cinco récords vigentes. Dicen que los cracks, tiene el supremo hechizo de hacer hípica. De creer en el caballo de carrera que entusiasma, que despierta el elogio, que llama al recuerdo. Trini López hizo eso, porque los que no lo pudimos ver, sólo basta leerlo para darse cuenta, lo gran caballo que fue.