LA CAMPEONA FABRIA

Por Hanz Dremmler

Recordar a Fabria es invocar a una de las yeguas más brillantes que pasaron por las pistas de Monterrico. A pesar de su corta campaña en nuestro medio, en sus 7 actuaciones, todas triunfales, dio espectáculo y demostró poseer una tremenda capacidad corredora que se fue afianzando carrera acarrera hasta llegar a ostentar, con toda justicia, el calificativo de campeona, título que no sólo quedó en dicho sino que fue patentado con su Trofeo Postín como Yegua Campeona del año 2001 y que luego lo reafirmó en tierras tan lejanas del Medio Oriente, donde se constituyó, también, en una notable yegua, la mejor en Arabia, sin duda.

Lamentablemente, sucesivos problemas en las cañas, con recaídas, las tradicionales “cañeras de juventud”, retrasaron su aparición y recién estuvo apta para ser entrenada cuando las Coronas de su generación, la del 2000, ya se estaban librando con Sharaf, Perseo, Zamba Canuta, Fantasía, Bonavena, Julie Rose, entre otros, en la pugna. 

Así, la hija de Farallon P. y Singer, con sus 460 kilos a cuestas, y cargando en sus lomos el  encargo de ser la hermana menor de la gran Skinger,pudo debutar el 23 de Noviembre del 2000, una noche de Jueves en la primera carrera con Alfredo Clemente, quien sería su único jinete en Lima, en una prueba sobre la recta para potrancas perdedoras ganando largamente por más de 7 cuerpos a la veloz, y puntera, Santa Úrsula, a Maggic’s Tour y Cia,, pese a quedarse varios cuerpos en la partida y avanzando de a poco. Con ese auspicioso debut, para su siguiente, que fue a las 3 semanas, obtuvo un gran favoritismo a pesar de ser la única hembra de la carrera enfrentando a 9 machos. Y vaya si respondió pues esta vez, partió bien de 1, tomó la punta y se vino hasta la meta con más de 13 cuerpos sobre Puma, Tom Tudor, Kendrick y dejando a varios Fuera de Poste. Fue una demostración clara y contundente de que había madera con la potranca.

Ya era el 2001 y se presenta una noche de 18 de Enero en una prueba para  ganadores de 2, un lote mucho más severo pues estaban caballos de la talla de Bonavena, Francesquísima, Calatayud, Makanudo, El July, etc. Sin embargo, la yegua, ya de 4 años, acaparó todos los votos de los catedráticos, dándoles la razón al final pues tomó la punta y haciendo su juego se volvió a venir hasta la meta con 6 ½ cuerpos de ventaja sobre los buenos Makanudo, Calatayud y Bonavena y mejorando su tiempo de 1´20´´4/5 a 1´19´´2/5 para los 1,300 metros. 

Reaparece a los 6 meses en una condicional para yeguas de 3 años y más edad no ganadoras de Clásico en los últimos 6 meses, sobre 1,200 metros y enfrentando a une temible rival como Miss Chiclayo, que, incluso, ya había ganado un clásico y a la que le pasaba 4 kilos. Atendiendo a la reaparición, un prudente Clemente dejó puntear a la yegua del Mitford para atacarla en el derecho y someterla concluyentemente por casi 4 cuerpos en el gran registro de 1´12´´1/5, llegando el resto de yeguas alejadas.

Con el consecuente descanso tras su reaparición, se presenta casi a los 2 meses en un hándicap alto (las condicionales ya se habían acabado) saliendo un tremendo veloz como Tiki Tree, y con los palos todavía. Un sagaz Clemente no fue a un pleito innecesario y lo persiguió para someterlo a media recta fácilmente y vencer por más de 13 largos al buen clasiquero Tibet, a Concrelisto y al puntero dando una gran exhibición llena de calidad y mejorando aún más su marca a 1´18´´2/5, tiempo fenomenal por aquella época.  Indudablemente la yegua se paseaba con estos lotes y daba para mejores cosas.

Así lo entendió su stud y procedió a inscribirla en el “César A. Del Rio Suito”, clásico de G-3 para yeguas, ya por fin en una tarde dominical que se merecía, sobre una distancia que ciertamente generaba muchas dudas como eran los 2,000 metros, pues en apenas 19 días trepaba vertiginosamente de sus acostumbrados 1,300. Clemente, conocedor de ello, hizo lo lógico, tomó la punta con la súper favorita y compactó el lote haciendo una punta lo más tranquila posible, teniendo cerca, en todo momento, a yeguas como Berti y Barcia. Entrando a la recta, la suelta y fue momento para presenciar otra exhibición pues en dos zancadas se mandó mudar y dejó parada a la clasiquera Berti a 8 ½ cuerpos y las otras dos luchando por, siquiera, cobrar un premio. Y el tiempo, 2´05´´3/5, sin ser exigida y de galope largo, para esas épocas, un crono sencillamente espectacular.



La yegua ya generaba enorme expectativa. Había corrido 6 veces con 6 triunfos de manera demoledora. Era una máquina. Y se vino el “Gustavo Prado Heudebert” (G-2), un clásico ante los machos sobre la milla. Las cosas se ponían, al menos en el papel, cada vez más complicadas.

Estaban caballos de la talla de Platanal, Graco, Bonavena, Shanon, etc. El encargo no era fácil, por más que la prensa la catapultó con el amplio favoritismo. La idea de su stud con ella era que su pareja Santa Rita, otra excelente yegua puntera, salga a mover la carrera para ablandar a cualquiera que amenace y, así, aliviarle las cosas. Total, Fabria ya había demostrado que igual corría en punta o siguiendo. Y así salieron del partidor con Carlos Trujillo moviendo a Santa Rita por fuera para meterla en el pleito, tal como eran sus instrucciones.

Pero cuáles serían las condiciones de Fabria, que ésta, sin ser movida, estaba en línea con su pareja. Y Carlos, con las innatas velocidades de la hija de Stack, ya no la podía ni frenar, ya estaba en carrera. Igualmente Clemente no podía parar , total, él tenía la baranda y su yegua pedía correr. La ayuda programada de su pareja se convirtió, increíblemente, en un severo contratiempo, una vía crucis. Y venía la pareja, cabeza a cabeza en punta, imponiendo, quiérase o no, severos parciales. Tanto así que los de atrás venían en otra carrera y buscando perlas, cual carroñeros.


Ya antes de entrar a la recta, se logra desprender de su pareja en momentos que, lanzado por Benjamín, Platanal se pone segundo, como se dice, “a tiro de gol”. Cuando se daba todo para que el alazán doblegue a la yegua del Rancho Fátima, sucede lo que pocos esperaban. La castaña logra contener los ataques del enfervorizado alazán y, es más, no contenta con ello, saca un rush final, como si recién saliera disparada de la gatera, lo humilla y se separa al final 4 cuerpos, manteniendo su invicto y confirmando que estábamos frente a una yegua con un futuro extraordinario. El tiempo, estupendo, incluso mejor al que puso Islam cuando ganaba el O.S.A.F. un mes antes. Lo hecho sólo podía ser efectuado por un caballo con las dimensiones de crack.Indudablemente que iba hacia el estrellato de Monterrico.

La gran campaña que libraba la yegua y, en especial, esa última carrera, que fue para el asombro, capturó la atención de uno de las más grandes agencias internacionales de compra y venta de caballos, la agencia Narvick International Inc., propiedad de los esposos Emmanuel y Laura De Seroux, quienes formalizaron una oferta por la yegua. Al final, tras un acuerdo satisfactorio, la adquirieron a los Señores Rizo Patrón.  Y aunque no se reveló el monto de la transacción, se desprende que fue sumamente ventajoso y suculento para el stud limeño, conociendo la gran afición de la familia y su gran interés por preservarlas mejores yeguas para su etapa posterior en la crianza. Y más aún, por aquellos momentos el stud tenía dos yeguas más que brillaban en las pistas, como Frequencia y Fantasía, y para Don Jaime Rizo Patrón, esta Fabria era muy superior a ellas. Era la época del gran apogeo del Rancho Fátima, una etapa de oro en que se ganaban todos los clásicos.

Un 31 de Enero del 2002, Fabria viajó a los Estados Unidos, específicamente a Los Ángeles, acompañada por su hermana paterna, la tordilla Farabella, que acababa de conquistar el Clásico “Tex Fina” en gran forma y por Pigricia, que había sido adquirida para la reproducción. Las tres yeguas efectuaron su cuarentena de rigor en las instalaciones de la empresa de transporte equino “Jet Pets Inc.”, que se hallaba ubicada muy cerca al aeropuerto. Tras ello, tanto Fabria como Farabella fueron enviadas al centro de entrenamiento “San Luis Rey Downs” en California, mientras que Pigricia enrumbaba a Kentucky para ser servida.

Laura De Seroux es una sapiente preparadora, que también entrenó al crack chileno Total Impact,  y su objetivo inicial era entrenar a Fabria y efectuar campaña en California. Así, ambas yeguas pasaban los días efectuando sus galopes diarios bajo la supervisión de Laura y su asistente Alex Hassinger, ex preparador, quien, en su momento, tuvo bajo su cargo a la campeona Eliza.

Sin embargo, a mediados de Abril, Fabria fue vendida, por Narvick, a uno de sus más onerosos clientes, el saudita Prince Sultan bin Mohammed bin Saud Al Kabeer, siendo embarcada, entonces, hacia el Medio Oriente. Por su lado, Farabella también dejó el centro de entrenamiento siendo enrumbada al “Santa Cruz Ranch”. Cabe indicar que el nuevo propietario de Fabria tenía entre sus filas nada menos que a Sei Mi, el argentino que venía de llegar 5º y 2º en la “Dubai World Cup”  en dos años consecutivos, y al chileno Total Impact, que venía de ser 2º en el “UAE Derby”, entre otros grandes caballos.

En Arabia Saudita es ubicada en la ciudad de Riyadh, en el hipódromo llamado “Taif”, y de inmediato, como es tradicional, le cambiaron de nombre por GHARRAA, pudiendo debutar recién el 04 de Octubre del 2002, diez meses después de su última carrera en Monterrico, en una competencia para ejemplares perdedores sobre la milla, triunfando largamente por más de 9 cuerpos sobre la británica My Emily,con la monta del jinete puertorriqueño Mario Verge, con quien libraría gran parte de su campaña posterior. Se traslada luego al hipódromo “King Abdulaziz” (donde efectuaría el resto de su campaña en Arabia) y, al mes, se presenta en una condicional para yeguas ganadoras de 1 a 3 carreras, sobre 2000 metros, e igualmente apabulla rivales, fiel a su estilo, de punta a punta, dejando a más de 4 largos a Fatma. Poco antes de fin de año se presenta en otra condicional para yeguas ganadoras de 2 carreras y repite el plato, esta vez por más de 6 largos a la británica Numerator. 

La yegua se mantenía invicta en sus 3 presentaciones y, mejor aún, en 10 salidas contando las 7 de Lima. Por ello, a las 3 semanas, su stud opta por tentar el campo clásico siendo inscrita en el “Al-Jouf Region Governorate Cup Stakes” sobre la milla, triunfando otra vez largamente sobre la argentina Potra Dancer, siempre con Verge en sus controles. Y al mes intenta otro clásico, el “SaudiSeaportsAuthority’s Cup”, también sobre la milla, en lote muy numeroso y mixto, donde vuelve a aniquilar rivales, fiel a su costumbre de punta a punta, dejando a más de 9 largos al norteamericano Morro Castle en la estupenda marca de 1´36´´2/5.

Ante los sucesivos triunfos por demolición de la yegua que ya se constituía en la mejor, su stud decide buscar nuevos retos. Y ante la proximidad del festival millonario, con ocasión de la “Dubai World Cup” de Marzo (2003), es trasladada al vecino país de los Emiratos Árabes Unidos para tomar parte de la afamada “Godolphin Mile” (G-2) con $ 1´000,000 de bolsa a repartir, en el hipódromo de Nad Al Sheba. El encargo era durísimo. Tenía que alternar al lado de 15 caballos, sobresaliendo los campeones Essence Of Dubai (que venía de ganar el UAE Derby y luego correr ante los mejores potrillos en el Kentucky Derby y en el Belmont Stakes), Grey Memo y Firebreak, entre otros, nada menos !!. Con su fiel jinete Mario Verge, la yegua estuvo peleando la punta la primera etapa de la carrera para luego ser superada, como era razonable suponer, pero dando la cara, llegando a algo más de 14 cuerpos del británico Firebreak y el norteamericano Grey Memo, y a sólo 6 cuerpos de un caballo de los quilates de Essence Of Dubai, que finalizaba 7mo.

Tras ese gran esfuerzo, la yegua retornó a Arabia Saudita, estando de para por un período de 6 meses, reapareciendo en Septiembre (2003) en una condicional para todo caballo, sobre la milla, esta vez bajo los nuevos mandos del jinete venezolano José Verenzuela. Volviendo por sus fueros, como ella lo sabía hacer, doblegó claramente al potro irlandés Dryden House por más de 5 largos. Y a las 6 semanas vuelve a ganar, al mismo potro, en otra condicional y esta vez aún más lejos, por 7 cuerpos, siempre en la milla.

Era indudable que la yegua se paseaba en Arabia. Y por ello, justamente, su dueño decide volver a llevarla a Dubai. Era ya el 2004, la yegua con 7 años a cuestas, y es trasladada nuevamente, siendo inscrita en el “Sheikh Maktoum bin Rashid Challenge” (G-3), prueba sobre la milla, con bolsa de $ 150,000 y con la nueva monta del panameño Sebastián Madrid (el mismo que ganó con Müller la afamada King´s Cup de Grado 1). La yegua, en gran performance, se dio maña para aguantarse un 5º honroso puesto a sólo 4 cuerpos del ganador, el norteamericano State Shinto, un caballo con gran, y prolongada, campaña por esos lares.

Manteniéndose en Nad Al Sheba, a las 3 semanas es anotada en otro clásico, esta vez exclusiva para yeguas, el “Darley Cape Verdi”, con bolsa de $ 130,000 y con la nueva monta del británico William Supple, igualmente sobre 1600 metros, pero en el césped. Era su debut en este escenario. Y vaya si no le gustó. Llegó alejada del sudafricano Festive Style. Fue, sin duda, un error probarla en una pista que desconocía, cuando,a los 7 años, ya prácticamente se avecinaba su retiro.

Así, la yegua es retornada a sus orígenes en Arabia. Y ya con los años encima, sin darle respiro alguno tras su excursión y los esfuerzos, es anotada en el “King Khalid University Cup”, una condicional sobre 2,000 metros en arena siendo 4ta a 6 ¾ cuerpos del británico Shibi, cumpliendo noblemente y adelantando a 9 ejemplares, pero demostrando que ya estaba sintiendo los fuertes ajustones y la edad.  Y bueno, siguiendo con los errores, “como postre” la remataron inscribiéndola a las 3 semanas en otra prueba durísima, los 2,400 metros del “Japan’s Cup Stakes”, llegando 8va a 11 ½ cuerpos del mismo Shibi. Fue su última actuación, menos mal.

El inusual apresuramiento final obedecía a un trasfondo. Y es que la  yegua ya tenía listo su sitio esperándola en el criadero de su propietario y el corcel Apremont, dispuesto para cubrirla.



Los descendientes de Fabria fueron:

2005-05-15  s/n, macho castaño por Apremont (USA) (Silver Deputy), que no corrió.
2007-02-12 Boojeer, macho castaño por Race Leader (USA) (Gone West), que corrió 4 veces ganando 1.
2008-02-22  Almotahakem,  macho castaño por Sei Mi (ARG) (Potrillazo), que no corrió.
2009-03-12  Bint Gharraa,  hembra castaña por Not For Sale (ARG) (Parade Marshal), que corrió 2 veces sin figurar.

Posteriormente fue servida en varias oportunidades por el padrillo argentino FortyLicks sin quedar preñada.

Consideraciones Finales:

Se trató Fabria de una lujosa yegua que realmente nos dejó una enorme impresión por el espectáculo que nos ofreció y por su generoso paso de campeona. Sin hacer una prolongada campaña, ni ganarse muchos clásicos, ni siquiera una Corona, ante nuestros ojos dejó una estela de que fue una yegua de características muy especiales. 

Nos preguntamos qué hubiera acontecido si la yegua hubiese participado en las Coronas de su generación. Creemos firmemente que pudo fácilmente llevarse las dos Coronas de las potrancas y ser protagonista en el Derby.

Y en el Medio Oriente se comportó como una gran embajadora nuestra, dejando muy en alto a la crianza nacional con sus grandes actuaciones y abriendo las puertas para que otros ejemplares de Monterrico pudieran también ser vistos y tomados en cuenta y ahí están los nombres de Duque de Enghien, Müller, Código de Honor, Paso de Gloria, Félix, Galactos, New Halo, Gold Touch, Dorreira, entre otros. Fabria siempre estará en nuestro recuerdo.