TRADICIONAL CLÁSICO INDEPENDENCIA



SUS INICIOS EN SANTA BEATRIZ

El tradicional clásico Independencia, comenzó a correrse en 1919, cuando estaba en pleno funcionamiento el Hipódromo de Santa Beatriz, actualmente el Campo de Marte, en el distrito de Jesús María.

Espartal fue su primer ganador y al año siguiente Troteuse, hasta que llegó 1921 y el Jockey Club de Lima, así se llamaba por ese entonces la entidad que regía las carreras de caballos, organizó el clásico “Centenario”, al cumplirse 100 años de la Independencia del Perú.

Se trató de una reunión realmente histórica que tuvo además en la pista a un lujoso vencedor que además conquistó esa tarde la mejor victoria de su campaña. Se llamó Marcial, y los cronistas de la época lo recuerdan como un gran corredor y además señalaron que luego de su triunfo, los aficionados ingresaron a la pista de carreras para saludar su retorno al recinto del pesaje.

Marcial tenía 6 años y era un alazán argentino hijo de Polar Star y Marcelia del stud Porte Bohneur, vigente hasta el día de hoy, que alistaba Ventura Castro y que conducía Elías Carrillo. Su propietario era Don Manuel Químper.

Marcial corrió brillantemente después que su jinete lo llevó a la punta, y pudo aventajar por más de dos cuerpos a Clamor, que resultó su gran enemigo, en tanto El Veronés llegó tercero, y más atrás lo hicieron Glad Eye, Febrero y Rumbeador.

El tiempo fue de 2’47” y marcial ingresó de lleno a la historia de aquella época, que tan intensamente vivió nuestra hípica.

Luego siguieron en 1922: Sonámbulo; 1923: Pie Assiete; 1924. El Veronés; hasta 1925 y llegar a otro caballo referente de la época como irlandés. Y este irlandés fue peruano y crack. Ganó el Derby Nacional de su generación y fue justamente hijo de Espartal, que como lo señalamos líneas arriba, fue el primer ganador del Independencia, y de la yegua Irlandesa, que defendía las sedas del stud La Granja de propiedad del señor Roque Perez.

Irlandés ganó esta edición en forma brillante y luego largó su campaña hasta mediados del 27, llegando a ganar clásicos a comienzos de ese año, con la monta de Humberto Herrera, quien ya mostraba sus grandes condiciones.

En 1926: Ramsés; 1927: Palmetín en un soberbio triunfo bajo la preparación de Ventura Castro; 1928: Trujillo, un argentino hijo de St. Emilión que defendió los colores del stud Vanguardia y que ganó las ediciones de 1928 y 1930 con la monta de Ceferino Gonzales, convirtiéndose en el primer doble ganador de la tradicional carrera.  Llegó de 4 años y pudo superar a El Soldado, que era el gran caballo del Stud Alianza de Don Augusto B. Leguía quien era presidente del República.

Trujillo fue muy buen caballo de su época y El Soldado, que era un hijo de Le Temps, pudo ganar sin embargo, la edición de 1929 de la gran carrera, bajo la preparación de Santiago Ferrando. 

Siempre en el hipódromo de Santa Beatriz, los siguientes ganadores fueron: 1931: Arrayán; 1932: Flor de Amor; 1933: Arenal; 1934: Colbert; 1935: Chansounier; 1936: Colbert; 1937: Chasco y en 1938: Morocco.

 SAN FELIPE

Ya en el hipódromo de San Felipe de la Av. Salaverry, también en el distrito de Jesús María, que se inauguró en diciembre de 1938, los ganadores del Independencia fueron: 1939: Morocco, en su segundo triunfo en este clásico; 1940 Meissen; 1941: Pegador; 1942: Pampero; 1943: Pin Pon, el primer gran hijo de Hunter’s Moon en el Perú y en 1944, el mismo Pin Pon con los colores del stud Orrantia.

1945,  el gran Postín, el argentino hijo de Hunter´s Moon y Quinta, quien arroyaba a sus oponentes, marcando récord en la distancia, con los colores del Pasamayo, con la monta de Francisco Irigoyen. 1946: Despiadado; 1947: la chilena Rapiere, en un controvertido clásico, que días después fue anulado en todos sus efectos, por haber sido encontrado 4 de sus 7 participantes con dosis excesivas Coramina. 1948: Harvest Moon; 1949: Humay.

Y 1950: Copetín, un alazán hijo de Haricot, del stud Santa Inés, que también ganó la edición de 1951. Su triunfo de 1950, alcanzó ribetes espectaculares porque se trató de una carrera de reaparición, después de una larga curación a sus rodillas y en momentos en los cuales Insuperable, el mejor integrante de la generación de 1949 estaba con la frescura de sus 4 años en una etapa estelar. Un año después en el 51, ya se había lesionado Insuperable, y Copetín era dueño del cetro. Fue un Independencia muchísimo más cómodo que el del año anterior y lo resolvió sin apuros sobre Parlera que los escoltó a 6 cuerpos.

En 1952: Good Fellow sobre Parlera; 1953: Penélope; Luego Sherbet, quien se impuso en las ediciones de 1954 y 55. La primera vez cuando le tocaron 45 kilos al igual que a Kaland, su gran rival, porque iban a enfrentar a los mejores.

Lógicamente, Sherbet y Kaland, que eran muy buenos caballos, no desaprovecharon la oportunidad y terminaron definiendo entre ellos, y Sherbet con Julio Saldaña en sus controles, terminó medio cuerpo delante del hijo de A.G. Lucho. 

Al año siguiente, la figura de Sherbet fue totalmente a la inversa. Ya era crack y le tocaron 56 kilos, por 52 del caballo chileno Peter Flower, que incluso largó mal y que al final remató segundo a pescuezo.

Un año después, Sherbet escoltó a Postor, el hijo de Postín del Pasamayo que ya ganaba el liderato de las pistas. 1956: nuevamente Postín; 1957: Pavelo, 1958: Libertador; 1958: Níquel y 1960 Parsing cuando era toda una máquina corredora y quien también lo hiciera en 1962, ya en el hipódromo de Monterrico.

Parsing, fue un hijo de Pardal y Sing Lady Sing, pasaba por su momento estelar, en el cual hizo una estupenda exhibición en 2’39” los 2600 en el verde de San Felipe, dejando atrás a Deming al cual aventajó por 3 cuerpos, ganando el último Independencia del hipódromo de San Felipe. Un par de meses más tarde fue que superó a Pamplona, en un inolvidable Miguel Grau.

La segunda vez, en el 62,  en un Independencia muy cómodo, llegando a la eta con 10 cuerpos a su favor sobre Proclama, cuando volvió a adquirir su mejor nivel.

“EL COLOSO DE SURCO”: EL HIPÓDROMO DE MONTERRICO

Llegó 1961, ya en el majestuoso hipódromo de Monterrico, en el distrito de Santiago de Surco, que se inauguró oficialmente en diciembre de 1960, y Gruñido, un chileno hijo de Hooligan del San Esteban, con el flaco Atala, terminó venciendo por tres largos a Proclama, mientras La Huelga llegaba tercera y luego Pórfido con Felanix, en 2’46” para los 2600 metros.

El 62 de Parsing; en 1963: Pepe Pillo, el alazán argentino hijo de Jungle King, que se consagraba como el crack de las pistas, al atropella y derrotar por más de 6 cuerpos Flamígero, con la monta de Hermes Meléndez y los colores del stud Whisky.

1964: Duque en su mejor momento y claro favorito, derrotó al querido Ojo Mágico por 7 largos con Arturo Morales en su conducción y los colores del stud El Rocío ; 1965: Le Voleur, con el chileno Pablo Alquinta y los colores del Barlovento; 1966: Jamaicano; 1967: El Comando; 1968: Aquasculum; 1969: marco el encuentro de dos grandes caballos como Sombrero con 53 ½  kilos y  Trini López con  59 ½ kilos, por 53 ½ . Y tras un vibrante encuentro, el  triunfo le correspondió a Sombrero con Ricardo Cárdenas en su silla.

1970 marcó uno de los triunfos más impactantes en la generosa campaña del campeón argentino Trini López, que se dio el lujo de derrotar por más de 11 largos a Tweed en récord para la distancia, 2’34”2/5 para los 2500 metros. Era el gran momento del hijo de Bell Hope que lo prolongó, incluso meses más tarde cuando reapareció Sombrero, y protagonizaron un par de clásicos de altísimo nivel. 1971: y el Independencia sirvieron para que Maidenform alcanzara la plenitud y comenzaron a ser la gran campaña que en noviembre hizo su hazaña en el Pellegrini y del Dardo Rocha, en la edición que se llamó “Sesquicentenario de la Independencia Nacional”.

Al año siguiente, Viareggio, con 61 ½ terminó controlando a Sauvignon, llegando luego Jarocho y Maidenform, en una de sus últimas actuaciones. En el 73, el mismo Viareggio ganó sin problemas la gran carrera sobre Shipibo y Ni Modo, en uno de los meses en las cuales el hijo de Optimist no tenía rivales. En esos años, el Independencia era peso por edad, con descargos por sumas ganadas.

A partir de 1974, pasó a ser peso por edad y ese año se apreció una gran carrera entre Biógrafo y Cocodrilo. Ganó finalmente el pupilo del Martín de Porras, por un cuerpo, tras lindo final, con Flaminio tercero. 1975: Flaminio, en una de sus últimas grandes actuaciones, estuvo delante de Pásalo, Licorillo, Johnny Banana y Embassyto, el cual fue favorito. Y en el 76, Pirineo ganó de punta a punta.

En 1977, Embassyto marcó una gran sorpresa con la monta de Franco Gallo, cuando se le opuso por cabeza a Cabeto, llegando cerca Bon Chance, Katón, Jhonny Banana y Torvo. En 1978, Aldo tomó la punta y no dejó que Snow Cort se le acercara. Al final hubo un cuerpo de ventaja entre ambos, con Límite en el tercer puesto.

En 1979, marcó una excelente victoria de Chiquirín, que salía de los clásicos de 3 años, venía de escoltar a Vaduz en el Derby, y corrió en forma extraordinaria, dejando por casi 11 cuerpos a St. López y marcando 2’30” para la milla y media.

 LOS 80’S

El 80’ y el 81’, Golden Form, el hijo de Clover y Maidenform del Emilito, fue dueño del clásico, a su manera, de punta a punta en el 80 y sin problemas, ganando la segunda vez con enorme mérito, ya que probó que también podía ganar corriendo segundo. Aquella tarde Chiquirín salió a tomarle la punta, pero Golden Form era en ese momento un caballo más sano y capaz que el querido hijo de Chacal.  

En el 82 Purser estaba ascendiendo y le ganó a Mameluko y en el 83 y el 84, el Independencia fue para Mistiano, la primera vez sobre Zoilita y la segunda sobre Marfil y en ambas sin ser favorito. En el 85 Lurín y Lady Always se le adelantaron a Galeno, que dio muchas ventajas, pero que no mermo la importancia en el rendimiento del crack del Bellavista, y en el 86, Sergis Khan controló a la valiente Udima, clásico con hándicap a criterio.

En el 87, los 50 kilos de Mandi fueron mucho para los 60 de Mi Colorao, mientras que en el 88, la rivalidad entre Misilero y Texfina, fue a peso por edad, hizo que llegara el “outsider” como Silent Secret y los venciera claramente. En 1989 Screen Hawnk con 50 kilos, dejó atrás a Misilero con 60, mientras que Westbury terminaba fundido con los 57 que cargó.

LA DÉCADA DE LOS 90’S

Ya en 1990 El Duce, el tordillo del Myrna le ganó con Víctor Bardales, en medio de una gran carrera, porque llevó 60, contra 53 de That Police, 55 de El Ninja y 50 de Silent Secret, y obligado a seguir a That Police llegó rendido a la recta final. Ese final “interminable” de aquel Independencia, debe figurar entre los más impactantes de la historia de esta gran carrera. En el 91, Fulton Street, y en el 92, en su última carrera, El Duce ganaba estupendamente sobre Colesterol y se retiro entre aplausos.

1993 fue para Faaz, el linajudo hijo de Fappiano del Centauro, 1994: fue para ver una de las grandes exhibiciones de Pup, el Lutz del María Angola que mientras estuvo sano, fue un auténtico crack. 1995:El “grandote” My Bid, en fuerte atropellada, derrotaba a la corredora Tía Gigi con la monta de Christian Aragón. con Marshmellow en el tercer lugar.

En 1995 Quickflit, el corredor hijo de Stallion del Carl J y caballo de las grandes ocasiones,  se ganaba las ediciones de 1996 y 1998. La primera de ellas, en una gran victoria sobre Capitan Frío, Habsburgo, Chinazo, Julio André y Pato Loco  con David Cora en su silla y en la segunda ocasión, con 6 años a cuestas sobre Flechazo y la monta de Edwin Talaverano.

En el 97: Kamel, corrió como nunca y derrotaba a los mejores de la pista con un inspirado Adolfo Morales en su silla y los colores del stud Temsa de Fahed Mitre. En 1999: se pudo apreciar a una legítima crack como lo fue Madame Equis, que reaparecía luego de su actuación internacional en el hipódromo de Chile, en la que fuera una victoria muy luchada de la hija de Universitaria, sobre Black Coffey, que fue un bravísimo puntero y rival, con Edwin Talaverano y los colores del Capri.

Black Coffey , se adueñaba de las ediciones del 2000 y 2001. La primera de ellas, dueño de su mejor estado y en una carrera que se le presentó favorable, y pudo derrotar por más de 6 cuerpos a Clapton, quien fue el favorito, con Sucre tercero delante de Fabre, para los colores del stud María Angola y la monta de Renzo Morales. Ya en el 2001 se vino el cambio de colores al TR, dándose el lujo de reaparecer luego de 9 meses y ganarle lejos a Túnez, dejando fuera de poste a Best of Friends y Graco en 2’33”1/5 para los 2400 metros.

Y en el 2002: Tibetano con los colores del Peñón y la monta de Renzo Morales, conseguía unalinda victoria sobre Túnez, en un estupendo segundo semestre del hijo de Guaracazo. El 2003, se pudo ver a la figura de un valiente hijo de Prospector’s Cap y Niniveh como Shawshank, que ese día le ganara brillantemente a otro corredor como Big Luck, dejando en el tercer lugar a Chikano y luego Túnez para los colores del AM y Renzo Morales en sus lomos.

En el 2004, Etiqueta Negra, un hijo de un ganador de este clásico como My Bid, nos brindaba un lindo espectáculo y en un dramático final, pudo controlar a Dictador, que dejaba tercero a Azúcar, con Comando íntimo cuarto. 

En el 2005 y 2006, El Escorial se hacía de este importante clásico y a su estilo, de fuerte atropellada. La primera de ellas cuando encontró una luz en el derecho por la baranda y tras una pequeña pero emotiva lucha con Comando Intimo, a quien derrotó por más de 4 cuerpos con Benjamín Padilla. Y en su segunda vez, en uno de sus memorables duelos con Etiqueta Negra, para derrotar a Ikea que atropelló con mucha fuerza, y por un momento, le puso una cuota de emoción a la carrera. Tercero Etiqueta Negra, con Loca Amy cuarta.

En el 2007 Loca Amy, la corredora hija de Riyadian del stud Don Gil, lograba la mejor victoria de su campaña y en emotivo final, pudo dar cuenta de Tracatrantracatran, que valiente,  fue un dignísimo rival, cayendo con todos los honores, en una de las ediciones más memorables de este tradicional clásico. En el 2008 Polizonte, el defensor de las sedas de los Eucaliptos, corrió como crack, y derrotaba de manera impresionante a Farushenko por más de 16 largos con el "Rey" Carlos Trujillo en su silla. Tercero Tracatrantracatran y último Luca Bassi.

En el 2009, la extraordinaria Lady Shatzi se mantenía invicta en el año, y obtuvo una apretada victoria tras sostener unalucha en los metros finales con Mukhtar, y a quien pudo derrotar apelando a su calidad, con Iván Quispe en su conducción, los colores del Altamar y la preparación de Sabino Arias. El 2010 Interoceánico, el hijo de Privately Held, ya consagrado como crack de las pistas, derrotaba sin complicaciones a Spicer Boy y Day of Celebration, con Carlos Trujillo y marcando 2’33”3/5 para los 2400 metros.

Llegó el 2011 y la victoria de un impresionante de un linajudo castaño, hijo de Aptitude del stud Soribel, como Al Qasr,que llegaba enseñoriado como el crack de las pistas,obteniendo un triunfo categórico por más de 6 cuerpos, sobre el dúo del Manning compuesto Por Spicer Boy , segundo y Zeide Issac en el tercer lugar. Último llegaba Repented.  En 2012, llegó el sorpresivo triunfo de Don Américo quien derrotó con lo justo a Day of Celebration, con la monta de Carlos Javier Herrera , los colores del Doña Licha y la preparación de Arturo Morales. 

En 2013, el triunfo le correspondió, a un caballo noble y valiente como Ariso. El hijo de Six Xero del stud Sangre Azul, que derrotaba holgadamente a otro luchador como Good Luke Keny. En el 2014,  llegó el triunfo de Mr. Ninja, que estaba camino a alcanzar la máxima plenitud de su rendimiento, y que prácticmente, no tenía rival que se le oponga. Aquella tarde el norteamericano del Hobbie que preparaba Camilo Traverso II, derrotaba a Elbchaussee, tras gran conducción de Carlos Trujillo. La edición 2015, Kodiak Boy con un soberbio Iván Quispe y los tradicionales colores del Couet, sorprendía a todos, y tras gran atropellada, "tapar" prácticamente en la meta a Elbchaussee que fue el gran favorito, con Rocketazo tercero y El jader en el cuarto lugar. El hijo de Museeb marcaba 2’30”11 para la milla y media, pero en el 2016 fue la gran revancha para Elbchaussee