UN GENEROSO INADVERTIDO: MR. ANDY.

Mr. Andy integró aquel grupo de caballos que pasan inadvertidos porque son algo menos que estrellas, pero que son importantes ya que poseen la capacidad para competir con ellas y para ganarlas cuando las circunstancias lo favorecen. 

Y en el caso del norteamericano hijo de General Assembly y Personally, que defendió los colores del Ángela Silvia, superando también problemas de genio y un par de largas paras por un molestoso dolor en un casco que paralizó su campaña de tres años cuando parecía que se podía encaminar al liderato.

Todo esto surge a la luz de una interesante campaña de este pupilo que entrenó a Camilo Traverso, que comenzó a correr un 16 de mayo de 1994 con la monta de Daniel Martínez porque se negaba rotundamente, simplemente a galopar. Y costó mucho trabajo ponerlo en condiciones de correr.

Y así Mr. Andy fue tercero y quinto en sus dos primeras actuaciones y logró ganar a su tercera, superando  por dos cuerpos  a El Puñetazo en los 1400 metros del premio “República de Venezuela” con Daniel Martínez.

Corrió regular en el pasto a su siguiente y el 23 de Julio escoltó en una condicional  de ganadores de 1, en 2000 metros sobre Mea Culpa probando un clarísimo progreso, ya cuando lo dirigía Rafael Huayas.

En su siguiente fue segundo a los lejos de Chico Loco en el Mariano Ignacio Prado y un oar de semanas después derrotó claramente a Superfibra en 2000 metros en la arena y comenzó su escalada clásica.

El 11 de setiembre llegó tercero a 5 cuerpos de Faaz y Moradazo en los 2000 del “Santorín” y el 25 del mismo mes escoltó a 1 ¼ a Black Glad en los 2400 metros del “Asociación de Criadores del Caballos de Carrera del Perú”, dejando atrás a My Bid, Habsburgo y varios encumbrados más. Fue a su siguiente el “Jockey Club del Perú” que ganó estupendamente Faaz, que falló al llegar a más de 8 cuerpos, porque terminó muy adolorido de un casco.

TRES CARRERAS EN EL 95

Casi 8 meses después, en junio de 1995, Mr. Andy reapareció llegando cuarto de Avignon, Mago Nativo y Habsburgo en los 1400 metros del “Alfonso Ugarte” (G.III) y en su siguiente cayó apenas por pescuezo ante otro valiente como Defeater en los 1700 metros del clásico “Estudie su Polla”. Con el aval de esa carrera fue a los 2300 metros del tradicional clásico “La Copa” (G.II), que encumbraría nuevamente a My Bid, llegando en el último lugar visiblemente lesionado.

UNA NUEVA REAPARICIÓN

Hubo otra para de siete meses hasta que volvió a fines de Enero de 1996, y allí Mr Andy ganó tres handicaps consecutivos, antes de llegar tercero de Fregy´s y Mago Nativo en el “Leoncio Prado”. Después volvió a ganar un par de hándicaps y escoltó a Sol del Norte en una nueva versión del clásico “Estudie su Polla”.

Poco después fue tercero de Raad y Salcantay en la milla del “República del Brasil” y tras ganar otra vez un hándicap sobre Corot, fue al Internacional Jockey Club del Perú de octubre y llegó quinto a 20 cuerpos de Fregy´s en su gran carrera sobre el chileno Gran Ducato, pero a menos de 5 de Quickflit que terminó en el cuarto puesto y delante de siete competidores. Y cerró el año con dos cuartos lugares consecutivos, el primero de Ritmo Criollo en el “Congreso Nacional” y el segundo de Affair To Remember en el clásico de los Propietarios.

EXCELENTE 1997

Y la superación del hijo de General Assembly llegó cuando ya tenía 6 años. Comenzó perdiendo un hándicap y ganando otros dos seguidos, el primero de ellos sobre la milla sobre El Proverbio, y luego en 1700 metros sobre Jeremy, para luego figurar tercero y cuarto de un Kevin que se afianzaba como el crack de las pistas, tanto en el “Ernesto Ayulo Pardo” y “La Copa”, pero habría que señalar que a 15 y 25 cuerpos del ganador, respectivamente.

Fue a partir de junio, cuando corrió  los 2300 metros del clásico “Comercio”, que Mr. Andy volvió a su mejor nivel y así llegó a siete largos de Quickflit  y Kamel, escoltó a 2 ¼ a Iron And Gold en la milla del clásico “Estados Unidos de Norteamérica” (G.III) y llegó quinto en los 2400 metros del “Independencia” , carrera en la cual Quickflit lo adelantó por lo menos por 14 cuerpos.

Fue con esa actuación previa que Mr. Andy llegó al “Mariano Ignacio Prado”(G.III) y sus 2000 metros y lo pudo ganar en potente y emocionante final sobre Quickflit, con la monta de Rafael Huayas y marcando 2’07”4/5 para la distancia, en la que fue la mejor carrera de su campaña.

Luego nuevamente al hándicap, Mr. Andy adelantaba a Spunch, Undergiven, Dudo, Julio Andre y tres competidores más en 1800 metros, para luego correr en forma regular en un nuevo Jockey Club que tuvo carácter internacional, llegando en el octavo lugar de Kevin que se consagraba.

Pero nuevamente llegó un nuevo triunfo clásico, cuando se impuso sobre especialistas en la milla como Nono Pistolas, Domingo, Sugar Cane, El Pispa y otros, en los 1600 metros del clásico “Juan Magot Rosello”, conducido estupendamente por Manuel Aguilar, quien lo supo “lanzar” en el momento preciso. 

Y cuando se encontraba disputando el “Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera del Perú”, sufrir nuevamente una lesión, alejándolo de las pistas.

NUEVA TEMPORADA Y HANDICAPS

Tras la lesión, Mr. Andy estuvo en condiciones de reaparecer un año después en 1999, prevaleciendo en un hándicap sobre en la milla, sobre  Champy. Y tras figuraciones en hándicaps y participaciones en el campo clásico, como su séptimo lugar tras Madame Equis en el “Leoncio Prado”, cambiar de colores  a mitad de semestre, al “Launchstar” y bajo la nueva preparación de Jaime Bueno, convertirse en un veterano participante de carreras de hándicaps y autohandicaps, en una campaña que se extendió hasta cuando cumplió los 11 años de edad, corriendo entre buenas y malas actuaciones, pero todas estas con dignidad y nobleza a cuestas.

CONCLUSIONES 

¿Quién fue Mr. Andy?. Un buen caballo de carreras. Las veces que pudo alcanzar su mejor nivel, tuvo actuaciones destacadas que lo llevaron a acortar significativas ventajas con respecto a las máximas figuras de su época, para luego convertirse en un noble corredor en los hándicaps en su veteranía, por lo que es justo creemos, el recuerdo este grandazo pupilo del recordado Camilo Traverso y Jaime Bueno.