TENAZ Y SUS EXTRAORDINARIAS CONDICIONES

Cada vez que un hípico toca el tema de Tenaz, ya sea por algún clásico que ganó, nos provoca recordarlo porque para nosotros se trató de uno de los caballos con mayores condiciones corredoras y de desplazamiento que pasaron por nuestro turf.
De potrillo, Tenaz era una “pata larga” que no valía nada, porque era además flacuchento y no comía muy bien, pero cuando comenzó a trabajar ya le indicó a Luis Palma su preparador y a Don Yoyo Figari, su propietario, que podía ser un gran caballo.
Dueño de un tranco muy poderoso, porque era muy ágil, y además alto y “calancudo”, Tenaz daba un paso cuando los otros daban dos o tres, entonces les llevaba una especial ventaja.
Tenía sangre de crack, algo que quedó demostrado desde la tarde de su debut, en el clásico “El Debut”, cuando ganó en dos saltos a Lady Consul y marcó 33” en los 600 metros. En efecto, el hijo de Duque y Queen Island no largó bien y metido en un “montón” de potrillos se fue abriendo paso y alcanzó antes de la meta.
Paró y cuando volvió ganó lejos a Borman en 57”3/5 para los 1000, y volvió a parar, de febrero a julio, corriendo en su segunda reaparición, la milla en la arena del clásico “Fuerza Aérea Peruana” que era la antesala para la Polla de Potrillos.
Su triunfo en este clásico sobre Linderhot, fue tan bueno que pasó de frente a ser favorito para la Polla, ya que ganó por 10 cuerpos y marcó 1’37”2/5 para los 1600 metros y además corriendo de punta a punta. Su paso era tan poderoso que simplemente no lo podían seguir.
La “Polla de Potrillos” le significó un verdadero galope, ganó por 5 cuerpos a Trombo, que era un buen hijo de Tufhunter del Tania, y puso 1’37”clavados y treinta días después llegó a los 2000 metros del “Ricardo Ortiz de Zevallos”y también se impuso cómodamente por más de tres cuerpos sobre Rascal, un Signal Rocket que comenzaba a afirmarse y que se convertía en su seguidor.
Fue por ello que cuando llegó al Derby Nacional lo hizo en calidad de gran favorito porque todo indicaba que iba a ser muy difícil que lo ganaran.
¿Qué pasó en el Derby?
Cuando se menciona al Derby Nacional de ese 1972, se lo relaciona con la labor decisiva del jinete de Rascal, Arturo Morales, que corrió paralela con una conducción poco feliz del jinete de Tenaz, Ricardo Quispe, pero hubo también un factor que fue muy importante y para quien los escribe, tuvo un valor que el primero, y pasamos a explicarlo:
Tenaz era un caballo sólido y se debatía entre los 470 y 476 kilos cuando todos sabían que le podían “entrar” fácilmente a diez o veinte kilos más, y no era aún fácil de entrenar porque era gloso y difícil para galopar, entonces Palma lo sacaba muy temprano entre las 5:30 y 6:00 horas, primero porque era la costumbre que se tenía, y después porque así le daba más tiempo para que pudiese comer.
Y esa semana previa, según lo que indagamos, el training del hijo de Duque fue complicado al extremo que incluso Palma no le hizo el apronte final, mientras él también preparaba a un Rascal que cada día estaba más lindo y que alcanzaba su plenitud.
Entonces, esa fue la razón por la cual Rascal pudo llegar a las líneas de Tenaz en el codo final. Dicho de otra manera, si Tenaz hubiera estado totalmente en forma, por más que Quispe hubiera pasado los 1400 en 1’24”2/5 y que se hubiera dejado estar a partir de los 900, Rascal no lo hubiera podido ganar.
Pero esa tarde no era el Tenaz imbatible y cuando se completaron los otros hechos de la misma carrera, fue que se produjo su derrota.
Pero entre el 15 de octubre, la tarde del Derby, y el 2 de diciembre, ósea 45 días después, Tenaz fue saliendo del “hueco” y comenzó a mejorar y a comer mejor, a tal punto que ya repareció con 10 ó 15 kilos más, y como fácilmente se podría comprender, se comenzó a convertir una máquina corredora que fue ganando por lo siguiente, porque vale la pena que lo miren:
  • El 2 de diciembre, fue a los 2200 metros del “Mariano Ignacio Prado”, ganó por 12 ½ sobre Aurelinano.
  • El 31 de diciembre, ganó los 3000 metros del Gran Premio Nacional galopando, porque esa fue la palabra, en 3’9” y por 14 cuerpos sobre Rascal.
  • El 25 de febrero, le sacó 17 cuerpos a Feat en 2’28”2/5 los 2400 metros del “Aniversario del Turf Nacional” y el 11, ya en 1973, de marzo, ya con problemas en un tendón, le ganó a Viareggio y también al argentino Criollazo y a la chilena Protectora corriendo como un “tren” de punta a punta. Fueron 7 ¾ cuerpos cn los que se separó del segundo y puso 2’28” para los 2400 metros del Gran Premio Internacional Jockey Club del Perú.

Ese fue el excelente Tenaz que no pudo volver a serlo después, porque cuando volvió curado del tendón, incluso pudo ganar el clásico “La Copa” sobre Flaminio y viajar con Santorín al Carlos Pellegrini, ya era un Tenaz disminuido porque tenía problemas en la respiración, estaba “roncando”.
De regreso a Lima y con sus problemas respiratorios, no pudo reeditar sus estupendas y descollantes actuaciones, corriendo cuatro veces más sin mayores resultados.
El Tenaz de marzo de 1973 o de enero o febrero de ese año, hubiera llegado segundo de Santorín de todas maneras, y no a 13 cuerpos. De eso no tengan ninguna duda. Tenaz, un crack de “polendas” que merece estar en el top 10, de los mejores caballos que pudo dar nuestro turf.