UN CABALLO LLAMADO CORAJE: GOOD LUCK KENY

En el diccionario de la Real Academia, la palabra coraje significa “impetuosa decisión y esfuerzo del ánimo, valor”. Esta verdadera y grata palabra, trasladada al ámbito hípico, nos permite asociarla a aquellos caballos que calaron hondo en los corazones de los aficionados, aquellos caballos que mediante su accionar en las pistas, despertaron sentimientos en nuestro corazón y por sobre todo, una palabra en la cual se envuelve en “requisito indispensable” en el equino para poder escalar hacia el titularato absoluto.

Uno de esos caballos, al cual le sobró estos atributos se llamó Good Luck Keny. Un lindo “negro”, hijo del norteamericano Footstepsinthesand y Party Giver, que fue adquirido por su propietario Osar Peña con el nombre de Bad Guy, nacido y criado en la argentina por el criador libre Oscar Leguizamón, para que corriera  por los colores del stud Doña Licha.

Una mañana de abril, cuando lo pudimos apreciar en los aprontes con sus 485 kilos,  estábamos seguros  de que se trataría de un caballo lleno de condiciones,  “muy ganoso”, que demostraba una docilidad envidiable en su accionar, como lo demostraría en el transcurrir de su campaña, pues fue el envión del sacrificio hacia sus compañeros de ecuerie.

Perteneció, creemos, a la mejor generación de caballos que tuvo el Doña Licha, con Kung Fu Mambo a la cabeza, Big Casanova, El As, Mr. Bond, entre otros.

EXCELENTE INICIO

Puesto en las manos de Arturo Morales, Good Luck Keny estuvo en condiciones de debutar en enero del 2012, en los 800 metros del clásico “El Debut”, ya que sus aprontes previos lo mostraban como un ligero de “nota”. Y efectivamente fue así. Montado por Carlos Javier Herrera, peleó el comando de la carrera  con Dr. Suerte,  siendo batido al final por el hijo de Philosophy en los últimos saltos de la competencia.

Su buen físico y docilidad, permitieron que  llegaran una serie de victorias en el campo clásico, la primera de ellas los 900 metros del clásico “Stash”. Nuevamente montado por Herrera, repitió su libreto del debut, y derrotó en forma fácil a su compañero My Big Son, y con Luhho y Dr. Lexter completando los bolos. Llegó junio y el “Luis Olaechea Du Bois” con sus 1400 metros, lo que fue otra victoria del hijo de Footstepinthesand, derrotando por más de un cuerpo a The Kraken y repetir el plato, dos meses después, en los 1500 metros del “Manuel Químper”, afianzándose como el mejor potrillo de la generación, cuando derrotó de punta a punta a Abdallah y a su compañero Kung Fu Mambo que cada día corría mas. 

Con estos triunfos, el pupilo de Morales, se convertía en un claro favorito para intentar las coronas de la generación.

POLLA Y ROL DE SACRIFICIO

Ya como 3 años, disputa de los 1600 metros de la “Polla de Potrillos”, que marcó una incómoda carrera para él, ya que no pudo tomar el comando y se fue perdiendo poco a poco en el fondo del grupo. La carrera vio imponerse a White Spirit, el pupilo del Unicornio que conservaba el invicto, derrotando con lo justo a un Kung Fu Mambo que vendió cara su derrota y caía batido con todos los honores.

Ante esta mala carrera, se decidió dejar pasar el “Ortiz” y salió inscrito en los 2200 metros  del clásico “Marcial”, con Carlos Trujillo que llegaba por primera vez a su silla. Esta carrera marcaría la modalidad característica del nieto de Giant’s Causeway, hasta el final de su campaña. En efecto, corrido entre los primeros lugares tras Pepe Trueno, pudo dominar la carrera en el derecho y cuando parecía que sería el ganador de la prueba, apareció la figura de Elbchausseee, que de potente atropellada lo terminó por dominar en los últimos 150 metros de la competencia.

Entonces, es en esta etapa  que increíblemente  el “negro” del  Doña Licha, comenzó a ser empleado para protagonizar un rol de sacrificio hacia sus compañeros de colores. Sus carreras se caracterizaban por marcar el paso y peso de la carrera. Es así que vino su carrera en el Derby Nacional, donde marcó el tren de la competencia, siendo un bravo puntero hasta el derecho, abriéndole el paso a su compañero Kung Fu Mambo, quien fue su brillante ganador. Good Luck Keny llegaba valientemente en el tercer lugar.

Llegaría  su mala carrera en el “Enrique Meiggs”, ya con los mayores, y el primer intento de clasificarlo al Latinoamericano de Chile. La competencia tuvo a un valiente como Ariso que se alzaba con la victoria, en una competencia donde el pupilo de Oscar peña nunca pudo estar en carrera. Un mes después, llegó su cuarto lugar tras La Colosa, Inolvidable y su compañero Fenerbahce en los 2000 del “Alfredo Benavides”, segunda prueba clasificatoria al Latino. 

Luego llegaron los 2400 metros del “Aniversario de la Fundación del Jockey Club”, un mes después, que ganara Jarek, y tras realizar un extraño que ocasionó que su jinete Víctor Fernández cayera. Pero el incidente pasó a la anécdota y el pupilo del Licha, pudo estar inscrito en los 2400 metros del “Jockey Club del Perú” (G.I). Montado por Rito Almanza tomó la punta del lote y tras marcar el tren de la carrera, pudo abrirle el paso a su compañero Big Casanova, pero ocasionando contratiempos a Azarenka en el último codo de la competencia, llevándosela hacia afuera, y lo que ocasionó que la hija de Street Hero pierda posiciones. Al final Big Casanova era el ganador, con Good Luck Keny segundo y Azarenka tercera. José Monteza, jinete de Azarenka,  no dudó en hacer efectivo el reclamó, bajo todo punto de vista justo, que luego de varios minutos de deliberación por la Junta de Comisarios, procedieron con el distanciamientos de los defensores del Doña Licha, al segundo y tercer lugar respectivamente.

Llegó julio, y con él la disputa de los tradicionales 2400 metros del “Independencia”, y fiel a su estilo, salió en el comando del lote para nuevamente facilitarle la carrera a su compañero Big Casanova, pero en base a su coraje pudo mantener el segundo lugar, aunque lejos, de Ariso que tras su participación fallida en el Latinoamericano de Chile, recuperaba nuevamente el cetro de las pistas. Ya en esta carrera, Good Luck Keny comenzaba a tener problemas físicos, que lo llevaron a un obligado descanso.

La reaparición del hijo de Footstepinthesand, llegó 4 meses después en los 2000 del “Mariano Ignacio Prado”, bajo la nueva preparación de Hugo Díaz. Esta vez el negro, pudo mantener el tercer lugar tras Ariso y su compañero Mr. Tremendo.

NUEVO AÑO Y CAMBIOS DE PREPARACIÓN

Llegó un nuevo año y con él, un nuevo cambio de preparación. Rafael Herrera Viza, recibía toda la caballada del Doña Licha. La directiva del Jockey Club del Perú, fue la encargada de organizar una nueva versión del Latinoamericano. Es por ello que el alto comando del Doña Licha, decide colocar hasta cinco competidores, con Good Luck Kenny a la cabeza, Mr. Dany, Lideris, Big Casanova y Mr. Tremendo, en los 2000 metros del Enrique Meiggs, y de esa forma, tentar la clasificación a la renombrada carrera. El uruguayo Pablo Falero era contratado para afianzarse en la silla del zaíno.

Ya en la competencia, fue corrido entre los primeros lugares, llegando en un cuarto lugar tras Azarenka, que ratificaba su gran momento, Camilín Camilon, el juvenil Derby winner y Ariso. 

Pasó un mes para verlo inscrito en los 2000 metros del “Alfredo Benavides”, la segunda prueba clasificatoria, y fue corrido por primera vez en su campaña a la expectativa por David López, para luego protagonizar un disputadísimo y dramático final con Shakita, quien lo tapo prácticamente en la meta. Tercero y cuarto remataban sus compañeros Lolo Forever y Lideris, respectivamente. Good Luck Keny, conseguía de esta manera, la clasificación ansiada.

Pero posteriormente los problemas llegaron para el Doña Licha, ya que el mulato y su compañero Lolo Forever dieron positivo en las pruebas antidopaje, por lo que no pudo correr la magna prueba sudamericana, siendo distanciados al último lugar.

Las incidencias acontecidas eran evidentes, y llegó el cambio de preparación al experimentado Filomeno Aburto. Y ya por abril surgía la figura de un importantísimo juvenil norteamericano que prácticamente venía arrasando con todo el calendario clásico como Mr.Ninja.

Su enfrentamiento vino en el “Independencia” de Julio, y Good Luck Keny fue más noble que nunca, porque después de haber tomado la punta del lote, pero tuvo que lidiar con un potrillo como Mr. Ninja, en su mejor momento y en los últimos 300 metros, guapeó de lo lindo pero el norteamericano hijo de Cowboy Cal “más entero”, venció su resistencia y lo pasó de largo. Elbchausseee aparecía como una luz y le quitaba el placé al zaíno, que brindaba una carrera digna, fiel a su estilo.

JUSTO PREMIO

Good Luck Keny, merecía un triunfo en los clásicos de grupo. Y este llegó con ocasión de los 2300 metros del tradicional clásico Comercio (G.III). Ausentes Mr. Ninja y Elbchaussee por problemas en su salud, el Footstepsinthesand no se hizo líos, corrió como le gustaba, y derrotaba por dos cuerpos a Henry The Dixon y por ocho a Madera de Guerrero, sus dos ocasionales rivales en 2’26”94 con Juan Eugenio Enriquez. Era justo premio para un noble caballo, que siempre se caracterizó por “servir a los demás”, en la que fuera la mejor carrera de su campaña.

En setiembre, obtuvo un tercer lugar en el clásico de Los Propietarios que ganara “en el aire” Mr. Ninja, un cuarto lugar tras El Jader, Lolo Forever y Ariso en el “Mariano Ignacio Prado” y en el último hándicap del 2015 en la que fue su primera incursión en la pista de césped. 

Ya en enero del 2015, obtuvo un gran segundo lugar en el “Meiggs”, tras un verdadero crack como Liberal, que se clasificaba para correr el Latinoamericano en Palermo, que posteriormente ganaría brillantemente, adelantando a Shakita, El Jader, Ariso, Sweet Casanova, Azarenka y cinco más.

Rafael Herrera Visa que volvía a la preparación del Doña Licha, y ya encontramos a un  Good Luck Keny que comenzaba a padecer de problemas físicos. Esto produjo una sensible merma en su campaña, ya que en Febrero corre los 2000 del “Benavides”, obteniendo un opaco séptimo lugar de un gran corredor como Alex Rossi, su compañero de colores, que clasificaba para el Latino de Palermo. Un mes después sólo pudo arribar en el noveno lugar de un clásico “La Copa” que hiciera sacar al estrellato a Hanomaan, para luego llegar fuera de poste en el “Jockey Club del Perú” que terminaría por consagrar como el crack de las pistas a Elbchaussee.

Es ahí donde no sus dolores no pudieron más, y tras una para obligada de casi 6 meses, sufrir en el trayecto de esta, un fuerte cólico que casi lo mata. A pesar de ello,  pudo reaparecer aun falto en sus condiciones  en un hándicap sobre el césped a finales de finales de año, llegando en el noveno lugar. 

SUS ULTIMAS DECOROSAS ACTUACIONES

El 2016, empezó con un nuevo cambio de preparación. Filomeno Aburto nuevamente asumía el mando del stud de color Oro y Verde. Con Juan Eugenio Enríquez en su silla, obtuvo un discreto quinto lugar del ya imbatible Elbchaussee, en los 2000 metros de un nuevo “Enrique Meiggs”, para un mes después, volver a caer ante el caballo de Paolo Guerrero y llegar en el tercer lugar, en el “Benavides”. Nuevamente Elbchaussee  lo derrota en el “Aniversario del Jockey Club del Perú” logrando a base de su clase, el placé de la competencia. 

Luego lo “bajan” a los 1700 metros del “Antenor Rizo Patrón Araoz” siendo batido en los últimos metros por Gran Imperio, y luego lograr un segundo lugar tras Elbchaussee, crack absoluto, en los 2200 metros de el clásico “La Copa”. 

Llegó la ocasión de un nuevo enfrentamiento  con Elbchaussee, en los 2400 metros del Jockey Club del Perú (G.I), que se mostró muy accidentado desde la partida, cuando Elbchaussee se golpeaba en la gatera y partía en malas condiciones. Ante esto el hijo de Footstepsinthesand, lo supo aprovechar de sobremanera, y su jinete Juan Eugenio Enríquez, inteligentemente lo comenzó a graduar,  ya que venía haciendo su propio tren en parciales muy cómodos, (los primeros 1200 metros  en 1’15”). Y cuando todo parecía presagiar que estaba en condiciones de pelear el triunfo en un clásico que por todo lo hecho en su campaña, bien lo merecía, antes de ingresar al derecho, tomo matices dramáticos, cuando aquel caballo admirado por todos por su coraje, aquel negro guapo que dejaba el corazón en la cancha, caía sobre la arena a consecuencia de una lesión. La carrera fue ganada por Kodiak Boy, ante finales maestros de Edwin Talaverano. Y mientras todos mostraban más consternación por la mala partida del favorito, Good Luck Keny era sacrificado por una grave lesión al sesamoideo.


¿QUÉ FUE GOOD LUCK KENY?

No lo podemos definir como un crack de las estadísticas, pero estamos seguros que sí fue un crack para los corazones de muchos aficionados hípicos que lo fueron a ver correr. Un negro que lamentablemente no pudo tener una campaña propia, ya que asumía el rol de sacrificio hacia sus compañeros de stud, pero que sin embargo, los terminó por adelantar en muchas oportunidades. Murió en lo que sabía hacer de sobremanera, corriendo en la cancha que muchas veces fue testigo de su coraje, dejando hasta su última gota de sudor. Es ahora que nos ponemos a pensar en una frase que define en cuerpo entero a este zaíno argentino,  de cuerpo y alma peruano “El coraje es tener miedo hasta la muerte y quedarse de pie de todas formas”. Vale la pena el recuerdo.