GALESA: LA DE LA MANCHA BLANCA

Galesa, la defensora del Santa Isabel, se convirtió en un caso especial y anecdótico desde que salió a correr a fines del año 1995. Hija de Galeno por Royal Girl por Rimsky y Criollísima por Only For Life, Galesa se distinguió desde que apareció en el hipódromo de Monterrico, por su mancha blanca en el anca que la hizo inmediatamente inconfundible, y después fue convirtiéndose en una alazana capaz de sacar buenos resultados, aunque aparentemente sin posibilidades mayores para alcanzar el campo clásico.
En efecto, sus primeras actuaciones fueron discretas y sin que consiguiera tener algún tipo de figuración, en las cuales disputaba carreras de 1200 y los 1400 en la pista de arena, hasta el 14 de enero de 1996, corrió por segunda vez en la pista de césped, tras gran acierto de su preparador Luis Melgar y fue capaz de avanzar violentamente en los últimos tramos y de alcanzar su primera victoria.
Galesa, totalmente olvidada en las apuestas, le ganó a Lady Command y Cruceña entre otras y marcando 1’11”2/5 para los 1200 metros con la monta de Enrique Carhuanco. La hija de Galeno, ese día estaba cotizada nada menos que en la proporción de 99 por uno.
Tuvo después, al subir obligatoriamente de lote, carreras muy difíciles en las cuales no pudo figurar, pero ya ubicada en las distancias de 1800 y 2000 y siempre en el césped donde comenzó poco a poco a acercarse.
Una tarde llegó cuarta a menos de cuatro cuerpos de Lady Sol, Canela Fina y Kimba en una condicional de 1800 y poco después sexta a 9 ½ de Slovenia, que derrotaba en gran final a Kimba nada menos que en los 2000 metros del Maidenform. Ese fue su primer clásico en la cual pudo tomar parte en 1996.
Poco después, el 23 de junio, Galesa conseguía su segunda victoria. Fue con la misma monta de Enrique Carhuanco y en medio de una condicional de 2000 metros. Estaba también totalmente abandonada en las apuestas, su cotización era de 30 por 1, y terminó pasando de largo para vencer a The Guest, Diablo de Rosas y Monterrico entre otros rivales.
SU PRIMER CLÁSICO
A menos de 30 días, Galesa se contó entre las inscritas del clásico “Fuerza Aérea del Perú” llevada por el mismo Enrique Carhuanco y cotizada ya en proporción de 9 por 1, terminó venciendo a Glace Of Fire, Nostradamus y Red Express en 2’04”1/5 con baranda provisional, logrando así su primer triunfo clásico.
A partir de ese momento Galesa se convirtió en una competidora con positivos resultados en el campo clásico de las yeguas en el césped.
El 22 de setiembre, llegó tercera de Kimba en “La Copa de Criadores”. El 13 de octubre no figuró en el Pamplona Internacional, pero lo hizo a menos de 5 cuerpos de Kimba que se consagraba.
A continuación fue cuarta de Glance Of Fire en el clásico “Lutz” a 3 ¼ y el 3 de noviembre llegó tercera, y luego segunda por distanciamiento, de India Brava en el clásico “Comparación” y sus 2000 metros en la grama.
SENSACIONAL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA EN EL 97
Galesa fue anotada en la arena del “Gallagher”, que ganó Predispuesta en el mes de enero de 1997, donde no figuró, y llevada nuevamente al césped, llegaba sexta de Baragua en una condicional y tuvo que ser puesta en descanso.
Cuando volvió a fines de julio, entró quinta de Madame Roland y segunda de Integro en pruebas condicionales, para luego figurar quinta a solo 3 cuerpos de Virinia en el “Callao”.
Después fue nuevamente quinta de Alyjanny en la “Copa de Criadores”, y tuvo posteriormente dos figuraciones , quinta de Canela Fina y cuarta de Maury, en sus actuaciones previas a su espectacular triunfo en el clásico “Presidente de la República ”(G.II), en la cual a su fiel costumbre, ganó una carrera de antología y dando un gran dividendo.
En efecto, cuando los competidores en esa competencia ya “estaban jugados”, Galesa con un inspiradísimo Ramiro Talaverano en su silla que la condujo al centímetro, apareció con una exhalación, en medio de un final de 37”3/5 para los últimos 600 y “pilló” en la meta a Manhattan, en la que podría ser, una de las carreras más impresionantes en la historia de nuestro turf.
Luego Galesa siguió en lo suyo, un quinto lugar detrás de Manhattan en el “Batalla de Ayacucho”, para cerrar el año obteniendo un opaco noveno lugar en el “Misilero”.

BAJÓN EN EL 98

Llegado un nuevo año, Galesa obtuvo sólo obtuvo regulares actuaciones, siempre alternando en los clásicos del césped, pero ya con una visible merma. A pesar de ello, se dio la maña para obtener dos triunfos en los hándicaps, el primero de estos cuando derrotó a Cill Dara, con la monta de Manuel Aguilar y el segundo de ellos en octubre cuando dio cuenta de La Moquesse, Fit For Life y ocho más, marcando 2’1”3 para los 1900 metroscon la monta de David Cora.
Este fue el último año de su campaña en las pistas, de la yegua de “mancha blanca”, “golpeadora” por excelencia que poseía la atropellada inconfundible de su padre Galeno, un lindo recuerdo de nuestro turf.