CLÁSICOS AMÉRICA, OSAF Y PAMPLONA.

EL INICIO DE LOS GRANDES CLÁSICOS EN MONTERRICO.


Es mucho más conocido el clásico Jockey Club del Perú, que marchó parejo con la creación del JCP y que se corrió por primera vez en 1946 y que tuvo al Harvest Moon como su primer vencedor, que cuando comenzaron a disputarse los clásicos América y OSAF o Pamplona.

La milla del clásico OSAF, llegó a nuestra hípica cuando se organizó la primera semana internacional en el moderno hipódromo de Monterrico, en junio de 1961.Ese año fue su primera edición, que tuvo además carácter internacional y que fue ganada por el crack argentino El Loco, un brillante hijo de Cyrus the Great que llevó la monta del jinete venezolano Justo Torres Benites y que triunfó largamente sobre el chileno Mayorengo y Palometa, una castaña argentina que defendía los colores peruanos del stud San Esteban.

De los OSAF internacionales podemos mencionar los triunfos del argentino Vernal, sobre Marcos Paz, gran ganador clásico chileno en 1962; el chileno Capotillo delante del uruguayo Predicador en 1965; el estupendo triunfo del chileno Sacramento cuando aventajó al peruano Darico en 1966. Luego llegaron dos dramáticas definiciones. La primera de ellas en 1967, con el triunfo de la chilena Mareadora sobre Mario y en 1973, cuando el peruano Ups, pudo darle alcance a Black Silk en la propia raya. 

En 1974, y dos años después, en 1976, el peruano Nermond daba una gran sorpresa al derrotar al El Duende.Purser en 1981, tras estupenda conducción de Gonzalo Rojas, derrotaba en estrecho final a Dublín y tercero My Winner, quien sería el triunfador en la edición 1982, derrotando a Zoilita. Un juvenil Zuggluck, se llevaba la edición internacional de 1983, con Julio Pezúa en su silla. En 1989, Soy Norteña con los colores del Polo Norte derrotaba a Fiero, tras gran conducción de Edwin Talaverano. Llego 1990, y el chileno Tweed, tras gran atropellada, aventajaba al peruano Shurok. En 1993, el peruano Tucson en emocionante final, hacía lo propio al derrotar a Bacanal. Llegó 1995 y Iron and Gold fue su triunfador, tras disputar palmo a palmo los metros finales con Madre de Dios. El Chileno Chantilly ganaba en forma indiscutible la edición 1996 sobre el peruano Mago Nativo. Una extraordinaria corredora como Bonina, derrotaba a Iron and Gold en la edición internacional de 1997 y Platanal, norteamericano con campaña en Perú, derrotaba a Varadero en récord para la distancia.

Mientras tanto el clásico América, como carrera destinada a los caballos exclusivamente de la velocidad, comenzó a disputarse en 1964, cuando GrassCoeur, un corredor hijo de Grass Court, del stud El Nacional, la ganó en forma brillante.

Y ya en 1965 tuvo su bautizo como carrera incluso internacional y la importancia de Grupo I, que tuvo hasta hace unos años.

Ese 1965 fue el año en el cual triunfó el recordado Dardanus precisamente sobre Grass Couer en gran final. Al año siguiente, y también en un América Internacional, fue cuando Dardanus
completó su histórico doblete. Esa tarde adelantó dramáticamente a su hermana entera Bloody Mary y al argentino Rubencito. 

Continuando con los “América” internacionales,  en 1967, el peruano Aristeo se alzó con una victoria que fue no sólo espectacular, sino, brillante porque hubo cabeza de él a Figurín y cabeza del hijo de Forum a Darico. La incomparable Flor de Loto, empezaría con su reinado sudamericano en la velocidad, derrotando a La Voleuse en 1973. El argentino Langford, guiado implacablemente por Sanguinetti, derrotaba al peruano Leading Tudor por 4 cuerpos, en la edición 1976.  

En 1981, el peruano Francis, derrotaba en un emocionante y dramático final a Anid, pero no pudo repetir el “doblete” en 1982, cuando lo derrotó el “negro” argentino Marginador. En 1983, apareció la figura peruana de La Chaposa, cuando pudo mantener ventajas sobre Facsimil. Estreli, un hijo de El Duende e India, defensor de las sedas del Jet Set, ganaba inobjetablemente la edición 1984, sobre Macrino. 

La recta internacional de 1989, tuvo a Chono y su estupenda potencia como ganador, cuando pudo derrotar por cabeza a Prince Vaduz. En 1990, apareció la figura de un gran velocista peruano como lo fue Quinke de Rosas, derrotando a Mercenario con la monta de Guillermo Herrera.

Tuvieron que pasar 2 años para ver el noble despliegue, protagonista de un cuento de hadas, como lo fue el tordillo El Velocista, quien se consagraba al derrotar a Poco Loco y al chileno Kojak en la edición de 1993. 


En 1995, una crack como Tolentosa, aparecía con fuerza por el medio de la pista, para alzarse con una victoria internacional sobre Nocheto.1996 mostró a un gran especialista de la distancia como lo fue Vaal. Montado por Edwin Talaverano, derrotaba a Nono Pistolas en 0’56”2/5 para la distancia. Six Bits corrido estupendamente por Christian Aragón desde la partida, derrotaba a Varadero, Visto Bueno, Iron and Gold y al chileno Travieso en la edición 1997. Llegó 1998, y con él, la primera vez que se corriera sobre 1200 metros, teniendo como ganador a Iron and Gold, que con 6 años a cuestas, mostraba su calidad de gran sprinter, cuando derrotaba a Vezprem con la monta de Edwin Talaverano.
   

EL PAMPLONA DESDE 1977

Mientras tanto el clásico Pamplona adquirió sus actuales características de clásico importante para las yeguas, desde 1977.

Ese año fue ganado por Alemana, la campeona hija del Führer del Haras Los Pacaes y posteriormente lo siguieron haciendo Chintakán, Napolitana, Morada y Oro y Venise, y fue en 1982 cuando se disputó como Gran Premio Internacional y fue ganada por Siempre Ambar, con los colores del stud La Cabaña.

Un año antes, o sea en 1981, el equivalente al actual clásico Pamplona, se llamó “Asociación Latinoamericana del Fomento al Pura Sangre de Carrera – Julián Abdala, y fue La Sambi, en gran final sobre Venise, la que remató vencedora con los colores del stud Doble 7.
Ese año 1981, la citada Venise había ganado el clásico Pamplona en la arena sobre Frágil Flor, en 2’26”2/5 para los 2300 metros.

En 1983, la gran carrera de las yeguas fue trasladada al césped y con ocasión de la semana internacional, fue dominada nuevamente denominada “Asociación Latinoamericana – Julián Abdala y la ganó Ala Moana, la recordada hija de Tajón del stud Aurelia.

Ese año, el Pamplona fue un clásico para las nacionales sobre 2000 metros y lo ganó Anda en fuerte atropellada.

Pero ya desde 1984, el Pamplona de alguna manera se institucionalizó como el clásico que es actualmente, y lo fueron ganando Aludida, Socotina, Pasouli, Snow Beauty dos años consecutivos. Sunset Rose, Festivalia en sendos clásicos internacionales, posteriormente Femme Fatale dos años seguidos en el 91 y 92. Posteriormente ganó Noble Sharon  en 1993 y La Unión en el 94, respectivamente. Así mismo India Brava,  Kimba  y Natalie Too, hacían lo propio, estos últimos con carácter internacional. Nuevamente en el ámbito local, Emociones con Alfredo Clemente derrotaba a Really Dollar en la versión 1998. Nadja lo hacía en 1999.


Pigricia en el 2000 y 2001, Royal Missile, la hija de Misilero en el 2002 y Cabulera dos años consecutivos 2003 y 2004. Luego siguieron Jade (2005), Shuaily (2006), La Soraya en dos oportunidades 2007 y 2008; Sparkling Oro (2009), Sociedad Secreta (2010), Patola (2011), Azucena (2012), Scherezada (2013), Alanza en el 2014 y Ryans Charm en su última versión.