ARISTEO: CARIBLANCA INTERNACIONAL


Hablar de Aristeo, es trasladarse a fines de los años sesenta, cuando el rubio y cariblanca hijo de Arnold y Denise integró una primera plana espectacular por lo brillante, de velocistas nacionales.
Cuando escribimos la crónica de Dardanus, señalamos que el pupilo del HJV, fue el primer caballo peruano que quebró una hegemonía que se hacía visible de los caballos argentinos y también chilenos en las pruebas internacionales que desde 1961 se organizaron en Monterrico.

Pero no fue solamente Dardanus, ni su hermana entera Bloody Mary, sino Darico, y Gillete, y también Figurín y Defensora, los cuales mostraron nivel no solo importante en casa, sino en cotejos internacionales. Gillete por ejemplo, fue segundo en Argentina en 1969, vencido estrechamente por pescuezo, por el inmenso tordillo argentino Juan Pueblo.
Este Aristeo que crió Sergio Isola en el haras Santa Clara, y que defendió los colores del stud Pacífico, hizo su campaña de tres años sin ser dedicado en exclusividad a la velocidad, a diferencia de Dardanus, Darico y el mismo Gillete (que salvo la tarde del Ortiz de Zevallos cuando fue a perseguir a Trastevere para ayudar a Cosmopolita), que si quedaron casi en exclusividad a la corta.
La razón fue muy simple, Aristeo estuvo metido con los mejores y tuvo destacadas figuraciones en la Polla y en el Ortiz de Zevallos. En la primera corona estuvo a punto de derrotar a Djalma y en los 2000, perdió ante muy poco por Fusión.
Ya los 2400 le comenzaron a venir mal y tras fallar en el Derby, ingresó en 1966 a la velocidad. Pero se estrelló no solo con nombres que eran importantes, sino muy difíciles de ganar, y le costó trabajo afirmarse. Fue así que llego tercero en el “Velocidad”, sexto en el internacional de Dardanus y Bloody Mary, cuarto de Darico y vencedor a fin de año de Antojo, en el “Ejército Peruano”.
Ya en el 67, Aristeo fue creciendo cada día más. Y lo comenzó a probar cuando derrotó a defensora dándole 6 kilos en el “Santiago Acuña”, luego tercero de Darico y Defensora en el “Velocidad”, le ganó en el premio especial “La Beata” por cinco cuerpos a Sultán Junior y escoltó a Figurín en los 1200 del “Parlona”.
Luego llegó el “Jockey Club de Montevideo”, cuando fue tercero de Darico y Figurín en momentos en que Darico se afirmaba como la carta máxima de la velocidad peruana, y cuando los progresos de Figurín lo llevaban también a la cumbre.

SU VICTORIA CON MARCHESSINI
Los tres, más Defensora y los otros caballos peruanos, argentinos y chilenos, se alienaron en la partida del “Gran Premio Internacional América” de 1967. Y fuer Aristeo el que se alzó con una victoria que fue no sólo espectacular, sino, brillante (hubo cabeza de él a Figurín y cabeza del hijo de Forum a Darico), sino que fue justo premio a la tenacidad de un caballo corredor y valiente y a la excelencia de su jinete Antonio Marchessini.
Darico, que como todos ustedes comprenderán, era el gran favorito y gran carta peruana de la carrera, largó por fuera de todos y le tomó mucho trabajo llegar a la mitad de la pista para marchar al lado de Fugurín, Aristeo y la misma Defensora, y cuando se trató de definir, ya no tuvo el empuje de sus mejores tardes y la punta quedó igualada.
Aristeo luchó como un león y terminó ganando. Poco después el alazán que alistaba Don Alejandro Lacién (Lo preparó en su etapa final Abraham Rengifo) fue vencido estrechamente por Figurín en el “Ejército Peruano”, derrotando ambos a Darico.
Y luego en el 68 y 69, siguió corriendo y siguió ganando cuando sus rivales desaparecían, y cuando se incorporaban otros como Gillete y los argentinos Big Shot, un estupendo Montparnasse del Anónimo y Defensor un Harry Honor del stud Las Carmelas, que tenían magnífico nivel . Big Shot por ejemplo, ganador clásico en EE.UU. Y a ambos fue capaz de ganarlos.
Al final los números eran sólidos e indicativos de los que hizo en su gran campaña. 18 victorias, 8 segundos y 7 terceros, 4 cuartos, 5 quintos y sólo 4 veces fuera del marcador, sobre 48 salidas a la pista. 13 clásicos o premios especiales como: “El Estreno”; “Manuel Químper”; “Ejército Peruano” en 2 ocasiones; “Santiago Acuña” en 2 ocasiones; “La Beata”; “Gran Premio Internacional América”; “Jockey Club de Montevideo”; “América”; “Consejo Distrital de Santiago de Surco”; “Arrayán” y “Velocidad” , hablan por sí solos de la calidad de este campeón de la velocidad que bien merece ser recordado como uno de los mejores de las distancias de la velocidad de nuestro turf.